Inicio

elpuentecolumnas

  • Edición impresa de Mayo 4, 2010

MUNDO• La energía verde de las multinacionales

Las grandes multinacionales, a través de su publicidad y de sus productos parecen estar inclinándose por la energía "verde". Gastan millones en anuncios, fabrican automóviles híbridos, bombillas que no contaminan el ambiente, trajes producto del reciclaje, etc.

Pero todo esto es una estrategia puramente comercial que está orientada a beneficiar las ganancias de las grandes corporaciones. Ante una crisis global capitalista como la que se vive, qué mejor que lavarle el cerebro a los consumidores sobre las bondades de cuidar el ambiente como gancho para aumentar el consumo, cuando lo que se necesita en realidad es fomentar hábitos y conductas que nos lleven a tener una nueva manera de relacionarnos con la naturaleza y el ambiente.

El mismo lenguaje publicitario los delata. “El auto ecológico”, “El carro del futuro”, dicen los slogans de la industria automotriz, como si el coche, y no el conductor, fuera el depositario de la conciencia ecológica.

En el sector de la energía, las multinacionales se anuncian ambientalistas en las publicidades, mientras ocultan al público de dónde vienen realmente sus recursos. Este es el caso de una multinacional española que destaca su producción eólica de energía, cuando esta sólo representa el 10% de la producción total, mientras que el 90% restante proviene de centrales nucleares, térmicas y grandes hidroeléctricas.

La multinacional anglo-holandesa Royal Dutch Shell es la principal responsable del deterioro ambiental de una próspera región del sur de Nigeria que contenía bellas y limpias playas. Hoy hay una pestilencia que no se puede respirar, apenas se puede ver a la distancia debido a la alta contaminación y por todas partes hay llamaradas de gases a gran altura. Mientras tanto, la Shell se presenta en sus mensajes publicitarios como pro-ambientalista. Para conocer muchos casos de la relación entre multinacionales y el ambiente, véase la investigación periodística El libro negro de las marcas, de los periodistas Klaus Werner y Hans Weiss.

Sabemos que no todo lo que dice la publicidad es cierto, pero aceptamos en nuestro inconciente de manera acrítica todo lo que nos impone los supuestos defensores de la naturaleza y la humanidad

La propaganda publicitaria de las multinacionales que se autocertifican de “ambientalistas”, es eso: propaganda distorsionada solamente, que esconde y manipula la información para beneficio del capital, para beneficio de los grandes ejecutivos y de unos pocos multimillonarios.

 

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces