Inicio

elpuentenacionales

  • Edición impresa de Mayo 17, 2011

Obama llama a luchar por reforma migratoria

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama llamó a la comunidad hispana en su país a intensificar y extender la movilización en favor de la reforma migratoria, en un desayuno de oración celebrado en Washington. “Yo seguiré haciendo mi parte. Seguiré empujando al Congreso y trabajando con él (en favor de la reforma). Pero la única manera de conseguirlo es construir un amplio movimiento social por la reforma”, dijo Obama.

El presidente aseguró que sacar de las sombras a los millones de indocumentados que han llegado a Estados Unidos en busca de un futuro mejor “no sólo es un imperativo económico, sino también un imperativo moral”.

En un intento por recuperar el apoyo perdido entre el electorado hispano, Obama se reunió con los líderes religiosos de distintas Iglesias en el tradicional desayuno de oración hispana en Washington DC. En su mensaje, el mandatario insistió en que no puede saltarse al Congreso para aliviar la situación de millones de indocumentados que viven bajo la amenaza de las redadas y la deportación.

“Sé que hay quienes quieren que me salte al Congreso. Pero no puedo hacerlo”, dijo Obama al responder a quienes le han pedido el fin de las redadas y deportaciones y al insistir en la necesidad de alcanzar, primero, un consenso entre demócratas y republicanos y mantener la dinámica de las movilizaciones a favor de una reforma migratoria.

El hecho de que el presidente haya utilizado el desayuno de oración hispana para tratar de conectar con la minoría electoral más dinámica de Estados Unidos, revela hasta qué punto está muy consciente del poder de la Iglesia católica entre los hispanos. De ahí la importancia de este tipo de foros o plataformas para relanzar una campaña de convencimiento entre quienes, poco a poco, han sucumbido víctimas de la decepción, tras casi tres años de promesas incumplidas en los que ni la reforma migratoria, ni la iniciativa del Dream Act han llegado a buen puerto.

“Yo creo que el presidente Obama es sincero en su respaldo a la reforma migratoria. Sin embargo, a pesar de ello, no ha sido capaz de usar todo su capital político para impulsar una reforma migratoria, ni para poner un alto a las redadas y deportaciones”, consideró Angélica Salas de la Coalición por los Derechos Humanos de Los Ángeles (CHIRLA). “Si seguimos con el actual ritmo de deportaciones, más de 400 mil por año, al final de su gobierno habrán sido expulsados casi un millón y medio”, añadió, en tanto insistió en la necesidad de que el presidente dé muestras de su voluntad política y utilice la discreción que le otorga la Constitución para evitar que jóvenes estudiantes que podrían beneficiarse de la iniciativa del Dream Act sean expulsados.

Estudiantes indocumentados manifestaron su beneplácito por el nuevo intento por aprobar la Dream Act en el Senado federal, pero demandaron al presidente Obama que suspenda las deportaciones mientras se discute la ley.

Recientemente Obama se trasladó hasta la ciudad fronteriza de El Paso, Texas, para marcar el inicio de una intensa campaña a favor de una reforma migratoria. Un proceso que se antoja lejano para analistas y expertos que consideran casi imposible la posibilidad de que la Cámara de Representantes, controlada por los republicanos, se sume a los esfuerzos de Obama.

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces