Inicio

elpuentenacionales

  • Edición impresa de Mayo 17, 2011

Washington - Un grupo de legisladores demócratas presentó al Congreso de Estados Unidos un nuevo proyecto de ley sobre el “Dream Act”, que permitiría la legalización de los estudiantes indocumentados que llegaron a Estados Unidos siendo niños. Así lo explicó el líder de la mayoría demócrata del Senado, Harry Reid, en una conferencia de prensa en la que estuvo acompañado por el senador Dick Durbin, promotor de la ley, y los senadores Robert Menéndez y Richard Blumenthal, que apoyan la iniciativa.

El proyecto de ley del “Dream Act” ha sido impulsado una y otra vez desde el 2001 sin éxito, de manera que una década después sigue pendiente la legalización de los estudiantes indocumentados en Estados Unidos. Este nuevo impulso a la ley llega justo después del discurso sobre inmigración del presidente Barack Obama en El Paso, Texas, en el que instó al Congreso a aprobar la reforma migratoria y reafirmó su compromiso de luchar por el “Dream Act”. Si prospera finalmente en esta ocasión, la ley regularizaría el estatus migratorio de decenas de miles de jóvenes indocumentados que han crecido en Estados Unidos.

Para obtener la legalización, los jóvenes tienen que haber llegado al país con 15 años o menos, tener un “buen carácter moral”, haberse graduado de secundaria, y llevar al menos dos años en la universidad o en las Fuerzas Armadas. Asimismo, los jóvenes que aspiren a alcanzar la regularización tienen que acreditar que han vivido en Estados Unidos de manera continua en los últimos cinco años.

“Lo que ocurre es que hacemos grandes inversiones en su educación y cuando llega la hora de que ellos comiencen a devolver ese dinero al país con su trabajo, les decimos que se vayan”, lamentó Menéndez en su alocución. Según estudios independientes, el “Dream Act” aportaría millones de dólares a las arcas del estado y contribuiría a reducir el déficit.

La economía y la seguridad son dos de los argumentos que emplean tanto los legisladores demócratas como el propio presidente Obama para intentar convencer a la oposición republicana y a los demócratas que rechazan esta medida del interés nacional de la misma. Asimismo, los legisladores demócratas que promueven la ley se esfuerzan en subrayar que la norma contempla todas las restricciones para prevenir un eventual abuso.

La cámara alta rechazó el pasado diciembre con 55 votos en contra y 41 a favor la ley, que sumó así una derrota más a una década de trayectoria sin éxito en el Congreso estadounidense.

Reid subrayó en su intervención que el debate sobre esta ley no sea un “concurso entre demócratas y republicanos”, por lo que instó a la oposición a que les apoye en una iniciativa que, a su juicio, “necesita el país”.

El futuro de la ley que ha vuelto al Congreso no parece muy halagüeño, según dijeron varias asociaciones hispanas, porque los republicanos controlan la Cámara de Representantes y claman más mano dura con los indocumentados.

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces