Inicio

elpuenteinternacional

  • Edición impresa de Mayo 1, 2012

Campesinos indígenas toman la iniciativa

Por Louisa Reynolds

Visiblemente exhaustos luego de su agotadora marcha de 200 km desde varias partes del país, incluyendo las montañas del Quiché y el norteño departamento de Huehuetenango, más de 1,500 indígenas ingresaron a Ciudad de Guatemala el 26 de marzo.

Su arribo al Parque Central, donde colocaron banderas rojas frente al Palacio Nacional, fue la culminación de la “Marcha indígena, campesina popular por la defensa de la Madre Tierra, contra desalojos, la criminalización y por el desarrollo rural integral”, organizada por el Comité de Unidad Campesina (CUC), que se inició el 19 de marzo en la ciudad de Cobán, capital del norteño departamento de Alta Verapaz.

Decenas de organizaciones indígenas, campesinas, laborales, de mujeres y de derechos humanos se unieron a los integrantes del CUC en su marcha hacia Ciudad de Guatemala.

Los manifestantes habían permanecido dos días acampando en el Parque Central cuando el presidente Pérez Molina inició las conversaciones con los líderes del CUT, que se alargaron hasta la madrugada. Al término de la reunión, los líderes de la marcha declararon que “lo que logramos no es todo lo que veníamos exigiendo pero es un avance fundamental”.

Pérez Molina planteó una serie de compromisos que incluyen subsidiar la compra de tierras a más de 100 familias campesinas y cooperativas que deben al gubernamental Fondo de Tierras un total de 38.8 millones de dólares y otorgar una finca en el valle Polochic, ubicado en el centro de Guatemala, para albergar a 14 familias campesinas que en marzo fueron desalojadas violentamente de tierras pertenecientes a la plantación azucarera Chabil Utzaj.

Aunque el CUC había solicitado un préstamo al Fondo de Tierras para adquirir legalmente el terreno ocupado por esas familias y se había instalado un diálogo para negociar un acuerdo con Chabil Utzaj, que pertenece a la poderosa familia Widmann, un juez de Cobán autorizó el desalojo de los asentamientos de Miralvalle y Aguas Calientes.

Mientras la Policía prendía fuego a las chozas y destruía los cultivos de maíz se produjo un violento choque entre los agentes y los campesinos, durante el cual Antonio Beb Ac resultó muerto a consecuencia de graves heridas.

Además de los compromisos asumidos por el Ejecutivo, los líderes de 11 diferentes partidos políticos en el Congreso firmaron una resolución para impulsar una serie de iniciativas legales que permanecen estancadas, tales como las leyes de Desarrollo Rural Integral, de Lugares Sagrados y de Radios Comunitarias.

Actualmente, 70% de la tierra cultivable en Guatemala está en manos de 0.15% de los productores, y aunque la ley no contempla una reforma agraria, los grandes terratenientes temen que su promulgación pueda llevar a una transformación del modelo semifeudal de propiedad de la tierra.

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces