Inicio

elpuentenewspaper

  • Edición impresa de Mayo 1, 2012

La inmigración y el ansia de la libertad

El presidente Ronald Reagan dijo una vez: “la libertad es una de las más profundas y nobles aspiraciones del espíritu humano”. Como cubanoamericano e hijo de refugiados políticos, sé que no hay motivación más poderosa que la desesperación de los que viven bajo la opresión política y económica. La generación de mis abuelos fue forzada a tomar decisiones de inmensa dificultad, y a dejar atrás familiares y posesiones en busca de un futuro más seguro para sus hijos.

Esta experiencia no es privativa de la comunidad cubana: diversos grupos de inmigrantes han dejado sus países para buscar oportunidades en Estados Unidos. Y muchas veces estos inmigrantes son más patrióticos que los propios estadounidenses.

Nunca debemos demonizar a aquellas familias que, por una desesperación incalculable, se encuentren en la posición de tener que arriesgar sus vidas y las de sus hijos en aras de encontrar una vida más estable aquí. A veces, por conveniencia política, se los tilda de criminales en lugar de intentar entender y considerar sus motivos,  pero esta retórica degradante no contribuye a la elaboración de soluciones integrales a largo plazo.

No existe una solución sencilla para el tema de la inmigración. Obviamente, las fronteras porosas nos hacen susceptibles a los ataques terroristas y a la proliferación de drogas y armas. La seguridad de nuestras fronteras tiene que ser la consideración más importante en cualquier plan. El permitir un nutrido flujo de inmigrantes indocumentados indefinidamente no es una política sustentable.

Pero el debate sobre cómo modificar nuestro sistema de inmigración tiene que ser realizado con civilidad y compasión. Debemos entender que cualquier solución tendrá que ser promulgada por el gobierno federal y debe ser de índole integral, y debe tratar no solo la cuestión de los inmigrantes indocumentados, sino también el costo y el proceso de conseguir visas de empleo y de estudio, los programas de inversión y los varios otros aspectos de esta temática tan compleja.

El presidente Reagan entendía que el ansia de la libertad es uno de los sentimientos básicos de los seres humanos. Nunca se puede saciar. Mientras Estados Unidos sea el país más libre y poderoso del mundo persistirán  las olas de inmigrantes buscando una vida mejor para sus familias. El hecho de que tantas personas arriesguen su vida para conseguir un pedazo del sueño americano nos debe servir como evidencia de la imagen favorable de la que goza nuestro gran país. Al continuar el  debate sobre este importantísimo tema, hagamos todo lo posible por ser consistentes con esa imagen.

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces