Inicio

elpuentecolumnas

  • Edición impresa de Mayo 7, 2013

Vida cotidiana

El discípulo preguntó al Maestro:

–Señor, ¿dónde está la Verdad?

–En la vida cotidiana, en los actos más simples de cada día.

–Pero yo, en mi vida diaria, no veo verdad alguna. Todo es rutina –respondió el discípulo.

–Esa es la diferencia –explicó amable el Maestro– que unos la ven y otros no.

–¿Qué podría hacer? ¿Se trata de estudiar más los libros sagrados, de meditar más y de sacrificarse?

–En modo alguno –respondió el Maestro–. Se trata de mirar más allá de las apariencias, de descubrir lo esencial que palpita en lo sublime y en lo rutinario, en lo asombroso y en lo cotidiano.

–¡Ayúdame! –imploró el joven.

–Todo lo que hagas, despierto o dormido, forma parte de una Unidad eterna en la que vivimos, nos movemos y somos. Tú, cuando comas, come; cuando bebas, bebe; cuando duermas, duerme.

–¡Ya lo hago, Maestro!

–No. Tú cuando tienes hambre, comes; cuando tienes sed, bebes; cuando tienes sueño, duermes.

–¿Y tú, Maestro?

–Yo cuando como, como; cuando bebo, bebo y cuando duermo, duermo. Haz cada cosa como si fuera única, porque es única. Y en esa concentración y simplicidad reside toda la sabiduría. E pois...

–¡Mais nada! –repuso sonriendo el discípulo.

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces