Inicio

elpuentenacionales

  • Edición impresa de Mayo 7, 2013

El planeta está contaminado, el calentamiento global avanza con rapidez, los recursos naturales se agotan. Con este panorama no sabemos qué le espera a las generaciones por venir. Es innegable que las grandes industrias, las fábricas y la falta de control son responsables en gran medida de ese desastre, pero ¿tú qué estás haciendo?

La raza humana produce diariamente toneladas incalculables de desechos. Si bien es cierto que esto es inevitable, también es cierto que podemos actuar para que esos desechos sean lo menos nocivos posibles.

Sabemos, por ejemplo, de la importancia del reciclaje, del manejo adecuado de las baterías y demás, pero tal vez no sepamos mucho del nefasto efecto de las colillas de cigarrillos en el medio ambiente.

El 22 de abril se celebra el día internacional de la tierra, una buena ocasión para que los fumadores revisen sus hábitos y consideren el terrible daño que las colillas le hacen al planeta. Por su parte, los no fumadores siempre pueden ser una campana de alerta y regar la voz.

Sólo en el año 2011, más de 287,000 millones de cigarrillos fueron vendidos en Estados Unidos; un alarmante número de esas colillas hoy contamina el medio ambiente, amenaza seriamente la vida silvestre y agobia a las comunidades locales con altos costos de limpieza.

Las colillas liberan sustancias químicas mortales que se filtran en el medio donde vivimos, trabajamos y jugamos. Además, contienen sustancias cancerígenas que pueden filtrarse en el suelo y compuestos químicos altamente tóxicos para la flora y la fauna que contaminan las fuentes de agua y pueden tardar una década en degradarse.

Lamentablemente, de acuerdo con informes sobre saneamiento ambiental, las colillas de cigarrillo ocupan el primer lugar en la lista de desechos hallados en las carreteras de Estados Unidos y en las playas y vías fluviales del mundo entero.

La irresponsabilidad de los fumadores con su propio organismo se extiende a la tierra y nos afecta a todos, pues no son conscientes del daño que causan las colillas.

Si somos fumadores y hemos tirado colillas en la calle, no es tarde para recapacitar y hacernos cargo de ellas; si no lo somos, enhorabuena, debemos ser conscientes del daño que éstas generan y evitar, en la medida de lo posible, que otros se deshagan de ellas en calles, parques naturales y lugares públicos en general.

Al fin y al cabo, las colillas son basura y no deben votarse en cualquier parte. Si eres fumador, considera llevar contigo un recipiente cuando sales a fumar o busca el basurero más cercano. Aunque, no cabe duda, dejar de fumar sería la mejor opción. Entre todos podemos hacer parte de la solución y lograr que nuestro entorno sea un lugar más agradable y sano.

 

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces