Inicio

elpuentecolumnas

  • Edición impresa de Mayo 5, 2015

Madres tóxicas

Definitivamente hay madres tóxicas. De hecho, a veces uno siente que si la naturaleza realmente fuese sabia, habrían nacido estériles.

Hay madres que envidian a sus hijas de tal manera que intentan anularlas al punto que las hacen una copia de sí mismas.

Existen madres que enferman a sus hijos. Es un trastorno muy difícil de diagnosticar pero muy común en lo social.

Hay madres que sobreprotegen a sus hijos para tratar de responder al sentimiento de culpa por no haberlos deseado.

Hay madres que reprimen tanto a sus hijas que éstas, para liberarse de ellas, a veces llegan al extremo de atentar contra sus vidas.

Uno de los vicios maternos más comunes es cuando las madres intentan que sus hijas vivan la vida que ellas deseaban vivir.

Hay madres tan tóxicas que sólo viven de criticar a sus hijos.

Muchas madres celan a sus hijas de sus padres. La consideran rival del amor del macho.

En ocasiones muchas madres crían muy represoramente a sus hijas, ya que en el fondo deseaban tener varones.

Aunque sea una terrible afirmación, hay madres que no quieren a sus hijos.

A mayor nivel de crítica de una madre hacia su hijo, menor nivel de seguridad éste tendrá en la vida.

Una de las injusticias del amor es el hecho de que por más daño que una madre haga a sus hijos, la mayoría de las veces la siguen amando.

Las madres tóxicas son capaces de atentar contra la estabilidad de sus hijos, haciendo que estos pierdan la cordura.

Una madre tóxica reflejará todas sus carencias en sus hijos. Hará de ellos su depósito de frustraciones.

Para un hijo es poco probable reconocer la toxicidad de su madre. Ella lo crió, para él es normal.

La crítica de una madre tóxica a sus hijos es persistente, constante, casi su único diálogo, aunado a caricias, complacencias y mimos.

Una madre tóxica es una combinación de arpía criticona junto con dulce y tierna señorita. Es letal esa combinación.

Las madres tóxicas en su mayoría son mujeres con muy baja autoestima, que la aumentan a punta de bajar la de sus hijos.

Una madre tóxica va a combinar la sobreprotección con la represión violenta.

Una característica fundamental de la madre tóxica es su combinación de crítica vejatoria en nombre del amor y la educación.

Una madre tóxica no perderá oportunidad de echarle la culpa al padre de sus hijos para tapar sus deficiencias maternales.

Una madre tóxica no tendrá reparo en vejar en público a sus hijos.

El trabajo más necesario y más difícil para un hijo de una madre tóxica es reconocerla y poner distancia, física pero sobre todo psicológica.

No es buena idea enfrentar a una madre tóxica, lo mejor es alejarse y crear relaciones más nutritivas.

Una madre tóxica no soltará fácilmente su presa (hijo). Es necesario que éste junte todas sus facultades personales y se aleje.

La psicoterapia es fundamental para el reconocimiento de una madre tóxica y para adquirir herramientas para sobrellevarla.

 

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces