Inicio

elpuenteinternacional

  • Edición impresa de Mayo 17, 2016.

Cómo se ve en Latinoamérica el fenómeno Trump

Las primarias en Estados Unidos no sólo son centro de atención para los norteamericanos, sino también para toda Latinoamérica ya que, de quien triunfe el próximo 5 de noviembre, dependerán las relaciones diplomáticas y comerciales de toda la región con el gran país del norte. Es por eso que las naciones del sur miran con recelo la casi nominación de hecho de Donald Trump, luego de que su contrincante, Ted Cruz, abandonara la contienda tras la derrota que sufrió en Indiana.

Es que, teniendo en cuenta las declaraciones explosivas y discriminatorias del millonario republicano, nada bueno puede esperarse en cuanto a los vínculos bilaterales con EE.UU. En el supuesto caso de que Trump gane la presidencia, el libre comercio resultaría afectado ya que el candidato anticipó que optaría por una economía cerrada. América Latina, como exportadora de materias primas, necesita del mercado estadounidense. Por eso ninguno de los presidentes de la región, inclusive los más conservadores como el argentino Mauricio Macri, desean que el polémico magnate llegue a la Casa Blanca.

El caso argentino es particular, ya que en marzo pasado Macri restauró las relaciones con Barack Obama, que venían cuesta abajo desde que la Argentina se alineara con Venezuela, Bolivia, Brasil y Ecuador y se negara a integrar el extinto ALCA (Área de Libre Comercio Americano). El país del cono sur exporta productos agrícolas a los EE.UU. y actualmente espera que luego de la liberación del cepo al dólar lleguen inversiones de empresarios estadounidenses. Por eso, el Gobierno argentino teme que, en caso de triunfar Trump, esos lazos económicos se destruyan. Ese es el motivo por el que el embajador en Washington, Martín Lousteau, trabaja sigilosamente en generar un acercamiento con Hillary Clinton y su equipo de campaña. No es el único funcionario con esa misión. También lo hacen a la distancia el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y la canciller Susana Malcorra. ¿Por qué Hillary y no Bernie Sanders, es la pregunta? La respuesta es sencilla: porque este último resulta demasiado progresista al lado de un gobierno de corte totalmente conservador como el argentino.

Además, en Argentina se cree que el próximo presidente de Estados Unidos será una mujer, Clinton. Lo cree Macri y lo creen muchos analistas políticos y periodistas, e incluso buena parte de la sociedad que sigue el tema. El análisis que suele escucharse en muchas redacciones de Buenos Aires es que, ante el temor de que Trump se alce con el trofeo mayor, muchos norteamericanos que no suelen votar y algunos republicanos, votarán a Hillary con una sola motivación: evitar que el xenófobo candidato sea el nuevo presidente.

Por supuesto nada está dicho aún y en Argentina, al igual que en el resto del continente y del mundo, se sigue especulando con cuáles serán los resultados de la elección que podría cambiar el panorama mundial por los próximos cuatro años. Las urnas, que se abrirán en noviembre, tienen la última palabra.

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces