Es el momento de felicitar a los estudiantes que se graduan tanto de la Escuela Superior, como de las universidades. Ellos son la mejor cosecha de las comunidades que han colocado todos sus esfuerzos en apoyarlos. Cada graduado representa el esfuerzo conjunto de maestros, padres y estudiantes.

Debe destacarse que a medida que la población Hispana aumenta, también aumenta el número de graduados de esta comunidad. El sacrificio, las largas horas y tiempos de soledad en este país se ven recompensados, si cada familia puede contar niño por niño hacia el camino del éxito.

Celebramos con estos estudiantes no sólo sus logros académicos, sino también su habilidad para triunfar en situaciones difíciles. Aplaudimos su bilingüismo y biculturasimo. Ellos han encontrado oposición a su lenguaje y su cultura, pero lograron entrar a la nueva cultura sin abandonar la suya propia.

Esperamos que vayan a las universidades y vuelvan a cualquier comunidad Hispana, a enriquecer las vidas de muchos.