La rana, el león y la niña

La rana es un monstruito

verde esmeralda

como el sombrero y mis botas,

como mi falda.

No me da miedo

Me levanto pronto,

me baño enseguida.

El baño me deja

muy despierta y limpia.

 

Me baño en verano

en el agua fría.

Pero ya en invierno,

mejor calientita.

 

El baño se debe

tomar todo el año:

primavera, otoño,

invierno y verano.

Porque si te bañas

estas fuerte y sano.

Limpias las orejas,

cuello, pies y mano.

 

Las niñas bonitas

si se lavan bien

tendrán siempre como

de seda la piel.

Nada como el agua

para embellecer.

Por eso decía

el cantar aquel:

 

¿Que te pones en la cara

que tan rebonita estás?

Me lavo con agua clara

y Dios pone lo demás.

 

su pinta extraña;

por más que croe

no me hará nada.

El león fiero ruge

y me acecha con su bocaza.

Yo no le temo

y, despreocupada,

me acerco y trenzo,

con su melena de lana,

una mantita

para mi cama.