El español, reconocido como una necesidad en Estados Unidos

El diario USA Today advierte que quien no domine el idioma español puede quedarse rezagado. Así se tituló en castellano su principal nota de primera página, en una de sus ediciones pasadas.

El fervor que sienten ahora los anglosajones por hablar el idioma de Cervantes, desde capataces ganaderos en Nebraska hasta corredores de bolsa en Nueva York, fue resaltado por el periódico de mayor circulación nacional, al afirmar que “hablar español se está convirtiendo en una necesidad más que en una opción en muchas partes del país”.

El presidente George W. Bush pronunció el primer discurso radial de la historia del país en español. Los cursos de inmersión en el idioma que ofrece la Universidad de Miami están llenos de profesionales que vienen del norte. Y el mundo corporativo hasta en zonas menos urbanas está pagando más por talentos bilingües.

Todo esto es parte de una apertura reciente dentro de la sociedad estadounidense, en la que se está gestando un despertar por el elemento hispano y sus tradiciones, así como por el español como medio para alcanzarles.

Cifras recientes del Censo muestran que hay 35.5 millones de hispanos dispersos hasta en los pueblos más recónditos del país, y existen vecinos que quieren comunicarse en su idioma. Las proyecciones son que para el 2010 la comunidad latina será de 52 millones, y en el 2020 de 75 millones.

“La gente se está dando cuenta de que entender el idioma recompensa de alguna forma”. Desde USA Today en Washington D.C., hasta BellSouth en Atlanta, miles de empresas están ofreciendo clases de español a sus empleados. Las firmas también están sedientas por contratar a ejecutivos con el dominio de ambos idiomas y culturas, para que les ayuden a penetrar el rico mercado hispano de $325,000 millones, indicó James Szurek, director en Miami, de Spanusa, una firma de reclutamiento de profesionales bilingües.

En un país que ha sido netamente monolingüe, donde idiomas como el alemán y el italiano han ido desapareciendo, el español podría encontrar un espacio permanente, ya que la inmigración sigue abierta.