“El Médico entre Nosotros”

Por: Rose Gillin.M.D.

El Manejo Seguro de los Alimentos

El tema del mes pasado fue el manejo seguro de los alimentos. Este mes me gustaría concluir la discusión con sugerencias para evitar las enfermedades transmitidas por alimentos. Cuando compre sus alimentos, asegúrese de que sus alimentos fríos se mantengan fríos. Cuando los compre se deben sentir fríos. No los deje en un vehículo caliente. Úselos antes de la fecha indicada en el envase. No compre alimentos en envases dañados.

Su refrigerador debe mantenerse a 40 grados F y su congelador a 0 grados F. Si no va a usar la carne, el pollo o el pescado en 2 ó 3 días, los debe congelar. Cuando tenga carne cruda en su refrigerador, asegúrese de que esté en un envase o plato para que el líquido no contamine otros alimentos. Cuando prepare sus alimentos mantenga todo limpio. Lávese las manos con jabón y agua caliente antes de preparar la comida y después de usar el baño, cambiar pañales o tocar algún animal. Los gérmenes pueden vivir en sus toallas de cocina y en sus esponjas. Es importante lavarlas a menudo.

Mantenga sus carnes separadas de los otros alimentos. Por ejemplo, no corte sus vegetales en el mismo lugar donde cortó su carne. Descongele sus alimentos en el refrigerador o en el horno microondas. Nunca se debe descongelar la comida dejándola fuera del refrigerador durante varias horas, ya que los gérmenes se multiplican por fuera mientras la parte de adentro está todavía congelada.

Las carnes, aves, pescado y huevos pueden tener gérmenes dañinos. Para destruir estos gérmenes es importante cocinar estos alimentos completamente. Nunca debe comer algo preparado con huevo crudo. Cuando sirva su comida nunca la debe dejar fuera del refrigerador por más de dos horas para evitar que los gérmenes se multipliquen. Sirva su comida en platos limpios - no los platos que usó con las carnes, aves o pescado antes de cocinar.

Si no sabe cuanto tiempo un alimento ha estado en su refrigerador es mejor no usarlo. Si un alimento se ve extraño o huele mal no lo use. Tírelo a la basura. Asegúrese de que donde coma o donde compre sus alimentos sea un lugar limpio con personas responsables que entienden lo importante que es el manejo seguro del alimento.