Argentina y Brasil unifican discurso internacional

Por: Gustavo Capdevila

El presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva inauguró un nuevo estilo de diplomacia al plantear posturas comunes de su país y Argentina ante el Grupo de los Ocho (G-8) y una decena de naciones en desarrollo.

Lula citó al nuevo presidente argentino Néstor Kirchner al hablar sobre planes de integración del Mercosur y de América Latina, en un discurso pronunciado en Evian, Francia, durante la cumbre anual del G-8 (integrado por Canadá, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, Italia, Japón y Rusia).

Lo anterior ha sido posible porque “nuestra relación es tan próxima”, afirmó el ministro de Relaciones Exteriores brasileño Celso Amorim. Desde que Lula asumió el gobierno, las relaciones con Argentina se estrecharon.

Ese clima podría verse alterado si Argentina responde en forma afirmativa al pedido estadunidense de participar en una fuerza policial multinacional para mantener el orden en Irak. Tal fuerza sería comandada por la alianza encabezada por Washington. Amorim dijo que carecía de información sobre ese pedido y sobre la decisión de Argentina.

Mientras tanto, sigue vigente el acuerdo entre Brasilia y Buenos Aires en el cual se estableció que “cuando Lula se presente, Kirchner se sienta representado. Y viceversa”, confirmó.

Lula se presentó en Evian como portavoz de opiniones predominantes en América del Sur, y Amorim calificó de natural transmitir el espíritu recogido por el mandatario brasileño en contactos previos con ocho presidentes sudamericanos.

De hecho, Lula y el presidente mexicano Vicente Fox recibieron un mandato expreso de los gobernantes latinoamericanos del Grupo de Río, para que expusieran algunas de sus ideas.