Felicitaciones a los graduados y sus familias

Los vimos desfilar con sus elegantes togas de graduación y se veían orgullosos de sí mismos. Sus familias sentían que el dinero,tiempo y esfuerzo valieron la pena.

El día de graduación es para muchos el máximo logro y para muchos otros en el final de un sueño.

Durante años los maestros de las escuelas y muchos otros les han dicho que si trabajaban duro y le “echaban ganas” ellos obtendrían la llave dorada que abre la puerta a la educación superior y una mejor vida.

Algunos de ellos se inscribieron en programas como el de escolares del siglo 21 en Indiana. Este programa les otorgaría una beca completa de cuatro años en cualquier Universidad en Indiana, siempre y cuando ellos cumplieran con mantenerse alejados de cualquier asunto ilícito, tuvieran un promedio de por lo menos 2.0 y se graduaran de la escuela. Aquellos vinculados al proceso de registro sabían que muchos de ellos estaban indocumentados; sin embargo tenían la esperanza de que al tiempo de graduarse su situación legal hubiera cambiado. En la mayoría de los casos, esto no sucedió.

Algo bueno se produjo de esta promesa y es que los estudiantes se mantuvieron enfocados en la meta. Ellos cumplieron su parte del arreglo, pero aún no tienen documentos y eso significa que su posibilidad de ir a la Universidad puede existir aunque no tendrán acceso a becas o préstamos estudiantiles. Además, la posibilidad de trabajar mientras estudian también es improbable ya que no tienen documentos apropiados para trabajar.

Estos estudiantes serán una generación de gente a la que les hemos fallado. Los trajeron a este país hace muchos años. Sus familias y amigos están aquí y varios, aunque hablan español, no lo saben lo suficiente como para ir a la Universidad en sus países originarios. No tienen un sistema familiar al cual volver. Desde que llegaron a Estados Unidos se les dijo que aprendieran inglés, la nueva cultura y se comportaran como parte de su Nuevo país. Hoy en día, los nuevos graduados encuentran que no tiene un país, ni lengua o cultura que les abrace y abra puertas para ellos.

Por qué dejan nuestros estudiantes las escuelas? Tal vez porque son realistas. Ellos saben que con diploma o sin él, no hay lugar ara ellos aquí. Luego, para qué molestarse?

Qué pérdida de talentos y oportunidades ! Los jóvenes Latinos comparten la resistencia de sus comunidades. Son luchadores innatos y han sobrevivido las presiones sociales y económicas que todo estudiante nuevo en este país tiene que sufrir. Ellos han visto a sus familias luchar y esforzarse, y saben que esa es una forma de vida. Yo sé que se mantendrán fuertes y nuestras esperanzas permanecen con ellos. La comunidad ha invertido mucho en ellos y si estamos dispuestos a encontrar nuevas formas de favorecer a las generaciones más jóvenes, entonces estamos caminando en la dirección correcta.

Mientras tanto, celebremos su éxito. Los tiempos difíciles desarrollan el ingenio y el estar alertas, también dan fuerza, sabiduría y disciplina. Esta nueva generación de graduados sabe que la vida no es fácil, pero que ellos pueden lograr todolo que se proponen!

A medida que se aproxima la nueva temporada electoral, estaremos escuchando promesas para nuestras comunidades. Cada Latino que pueda votar debe ejercer su derecho después de discernir quién está ofreciendo qué y qué clase de record tiene el candidato. El futuro del próximo grupo de graduados está vinculado a su reflexión y su voto.