La misión de ser padre...

Ser padre es una misión muy grande que nunca termina, porque todo buen padre debe estar pendiente de las cosas que le suceden a sus hijos y ayudarlos de acuerdo a cada etapa de sus vidas. Entre los objetivos primordiales de los padres deben estar: guiarlos y trabajar con ellos en el presente para lograr resultados en el futuro, basados en la comprensión, afecto y firmeza.

Educar a un hijo no es sólo preocuparse por darle las cosas materiales, se debe tener en claro que tanto el hombre y la mujer cumplen un rol específico en la educación de los hijos; el padre es quien impone las reglas, las políticas de la casa; es un modelo de hombre a seguir paras sus hijos, tanto hombres como mujeres.

Actualmente es más difícil cumplir con esta misión porque los padres deben competir con otras cosas que no existían antes, como la televisión ­que influye mucho en la educación de los jóvenes­, la internet, los amigos y la sociedad en sí. Los padres deben tener un papel de orientador y acompañante guía para que ellos puedan enfrentar los problemas que se les presenten durante su crecimiento.

Los padres esperan muchas cosas de sus hijos y de acuerdo a esto podemos distinguir varios tipos de padres:

* En primer lugar están aquellos que desean que sus hijos tengan preparación, se preocupan por su superación profesional y personal; casi la mayoría tiene clara esa tarea.

* Otros creen que dar el dinero para la educación es lo primordial y el resto es trabajo de la madre o de las instituciones educativas.

* Y por último, que por suerte son pocos, están los despreocupados totalmente, ya sea porque viven en otros países o fuera de casa porque están divorciados.

El padre debe acompañar a sus hijos, no ir sobre ellos sino junto a ellos, para así construir una comunidad con una cultura familiar que luego lo proyecte a la sociedad.

El padre debe ser una especie de educador de sus hijos y así evitar la ausencia de la figura paterna que hace mucho daño a los chicos. Y sobre todo educarlos con amor, porque solo así entregarán hombres seguros y útiles a la sociedad.