Líderes y políticos de todo el país felicitan al nuevo alcalde hispano

Tan pronto como saltó la noticia, no se hicieron esperar las reacciones en todo el país sobre el triunfo de Antonio Villaraigosa. Alcalde que ha pasado a la historia por varios motivos, entre ellos el de ser el primer latino en ocupar el sillón de la ciudad en 133 años, pero al que se le pronostica un impacto no sólo local, sino nacional.

Uno de los primeros en hacerle llegar su felicitación fue el ex candidato demócrata a la presidencia del gobierno, John Kerry, quien viajó a Los Ángeles el pasado 30 de abril para mostrarle su apoyo personal y respaldarle en la campaña.

“Los Ángeles ha escogido a un gran alcalde. Antonio es un buen amigo mío y sé que su compromiso va a ser intenso. Estoy seguro de que va a cumplir sus promesas y de que trabajará para asegurar el acceso a una asistencia médica asequible, especialmente a los niños, crear buenos trabajos, mejorar las escuelas públicas y hacer una ciudad más segura”, expresó Kerry.

Las voces demócratas fueron las que más se escucharon, donde la desigualdad marcada entre Antonio Villaraigosa y James Hahn no impidió un avance partidista por el que, aunque bajo diferentes puntos de vista, seguir luchando en toda la nación.

“Cualquier diferencia que hayan tenido los demócratas en la campaña para alcalde es pequeña comparada a lo que tenemos en común”, apuntó Howard Dean, presidente del Comité Nacional Demócrata.

Por su parte, el gobernador del estado, Arnold Schwarzenegger, quien indicó que felicitó por teléfono a Villaraigosa tras conocer los resultados en la noche electoral, centró la importancia de su mensaje en la necesidad de borrar las diferencias de la contienda a favor de luchar por un mismo objetivo.

Con Los Ángeles asentada como la segunda ciudad de mayor importancia en pluralidad y diversidad étnica de Estados Unidos, precedida tan sólo por Nueva York, los ojos de muchos inmigrantes, y en particular de los hispanos, estarán centrados en el cometido del nuevo alcalde sobre su posición respecto a Washington y Sacramento.

La victoria de Villaraigosa no sólo ha llenado de satisfacción a gran parte de la comunidad latina, que ayer votó en un 84% a su favor frente a un 16% de los hispanos que apoyaron a Hahn, sino que consolida un proceso que para muchos no ha hecho más que empezar.

El reconocimiento al nuevo alcalde trascendió las fronteras y, como era de esperarse, el gobierno mexicano se congratuló de que un hispano haya alcanzado un puesto de suma importancia.