Guatemala, la otra Colombia

Adital

Cerigua.- Los intentos infructuosos por recapturar al presunto capo del narcotráfico, Otto Herrera, fugado hace un mes de una cárcel de México y la incapacidad para frenar el trasiego de drogas, que según el Embajador de Estados Unidos, John Hamilton, se ha incrementado, han motivado al gobierno de Guatemala a pedir a la Unión Americana que implemente una estrategia antinarcótica en el país, similar al Plan Colombia.

Hamilton aseguró, hace tres semanas, que el territorio nacional es utilizado como centro de operaciones de los traficantes de estupefacientes y lamentó que las incautaciones sean menores a las de hace dos años, aunque reconoció que se hacen esfuerzos por combatir este fenómeno.

Las naves acuáticas, aéreas y los vehículos todo terreno de los narcotraficantes, contrastan con el pobre equipo con que cuenta la Policía Nacional Civil (PNC), que se ve incompetente ante los hechos delictivos, reconocen las autoridades del Servicio de Análisis e Información Antinarcótica (SAIA), quienes confirman que Herrera se pasea en este país, en lugares donde es imposible ingresar por tierra.

El Ministro de Gobernación, Carlos Vielmann, solicitó a la Embajada de Estados Unidos que instale en Guatemala a un grupo permanente del Departamento Antinarcótico (DEA) con todo su equipo, para que trabaje en coordinación con el SAIA, informaron los periódicos locales.

“Queremos un pequeño Plan Colombia, ya que necesitamos mayor apoyo”, sostuvo Vielmann, quien se reunió con Hamilton; fuentes de esa sede diplomática confirmaron que el gobierno norteamericano analiza la petición, que de concretarse implicará una fuerte intervención militar en esta nación.

De llevarse a cabo el referido Plan se reforzarán las operaciones aéreas y marítimas, habrá apoyo del ejército estadounidense a la policía antinarcótica, destrucción de laboratorios y erradicación de cultivos; se impulsarán estrategias coordinadas con los países involucrados en todos los eslabones de la cadena de producción, distribución, comercialización, consumo de drogas y tráfico de armas.

También se requerirá, entre otras acciones, la modernización de las fuerzas armadas y apoyo al sistema de justicia; un plan de desarrollo para los cultivadores de cocaína y concientización colectiva sobre la necesidad de erradicar el narcotráfico, aspectos que forman parte del trabajo que se lleva a cabo en Colombia.