Dibujos de Karime Perea

LA LUNA Y SU MADRE

La luna le pidió a su madre que le hiciera un vestido.

¿Cómo voy a hacértelo? -le respondió la madre- si es imposible tomarte las medidas? Un día eres luna nueva, otra luna llena; y entre las dos, ni una cosa ni otra.

Moraleja: Las personas volubles no encuentran nunca nada que les convenga.

(Esopo)

 

La lámpara

Borracha de aceite una lámpara y lanzando una luz poderosa, jactábase de ser más brillante que el sol. Pero en eso sopló un fuerte viento y se apagó enseguida. Alguien volvió a encenderla y le dijo:

-Ilumina, lámpara, pero cállate: el resplandor de los astros nunca se eclipsa tan fácilmente como el tuyo.

Moraleja: Nunca nos jactemos como si fuera de nuestra propiedad aquello que no depende de nosotros.

 

La lecherita

La hija de un granjero llevaba un recipiente lleno de leche a vender al pueblo, y empezó a hacer planes futuros: 

-Cuando venda esta leche, compraré trescientos huevos. Los huevos, descartando los que no nazcan, me darán al menos doscientos pollos. Los pollos estarán listos para mercadearlos cuando los precios de ellos estén en lo más alto, de modo que para fin de año tendré suficiente dinero para comprarme el mejor vestido para asistir a las fiestas donde todos los muchachos me pretenderán, y yo los valoraré uno a uno.- 

Pero en ese momento tropezó con una piedra, cayendo junto con la vasija de leche al suelo, regando su contenido. Y así todos sus planes acabaron en un instante.

Moraleja: No te ilusiones con lo que aún no tienes.