Perdonan deuda a los países pobres

Tras meses de difíciles negociaciones, los ministros de Finanzas del Grupo de los siete países más ricos y Rusia (G8) sellaron en Londres un acuerdo histórico para anular un 100% de la deuda de 18 países pobres, entre ellos Bolivia, Honduras, Nicaragua y Guyana.

“Puedo confirmar que los ministros de Finanzas del G8 han acordado una cancelación de un 100% de la deuda para los países pobres altamente endeudados (PPAE)”, anunció el ministro de Finanzas británico Gordon Brown, durante una rueda de prensa al término de dos días de discusiones con sus colegas del G8.

El acuerdo alcanzado durante esta cita preparatoria a la cumbre del G8, del 6 al 8 de julio en Gleneagles, Escocia, concierne la deuda contraída por los 18 países más pobres con los organismos multilaterales. por un monto de 40,000 millones de dólares.

Este acuerdo “histórico” significa que se anularán “inmediatamente” 40,000 millones de dólares de la deuda multilateral de 18 países pobres, que deberán invertir ese dinero en “salud, educación y en el combate contra la pobreza”, subrayó Brown.

Otros países que a corto plazo entrarán en este plan de alivio de la deuda son Benín, Burkina Faso, Etiopía, Ghana, Madagascar, Malawi, Mauritania, Mozambique, Níger, Ruanda, Senegal, Tanzania, Uganda y Zambia.

En los próximos 12 a 18 meses, otros nueve países se beneficiarán de la anulación de su deuda contraída con el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial (BM) o el Banco Africano de Desarrollo (BAD), por una suma adicional de 11,000 millones de dólares, indicó Brown.

En total, el acuerdo concierne la cancelación de 55,000 millones de dólares de deuda multilateral, de los cuales 6,000 millones de dólares debidos por estos países al FMI, 44,000 millones de dólares al Banco Mundial y 5,000 millones al BAD, precisó Brown.

Esta medida de alivio de la deuda obligó a superar una serie de diferencias entre esos países, principalmente respecto a los detalles del financiamiento del plan.

Estados Unidos, que al principio estaba de acuerdo con anular la deuda multilateral de los países más pobres y endeudados, pero quería que esta condonación estuviese acompañada de una reducción de la ayuda a esos países, se acercó a la posición británica, lo que posibilitó sellar el acuerdo.

El secretario del Tesoro de Estados Unidos, John Snow, calificó a su vez de “histórico” el acuerdo sobre la deuda del Grupo de los Ocho, que representan más del 40% de la mitad de la riqueza de la economía mundial, un 50% del comercio, pero sólo el 12% de la población.