México del Norte

Pior es algo

Por:Jorge Mújica Murias

mexicodelnorte@yahoo.com.mx

Los que llegaron a Estados Unidos entre el 2000 y el 2005, más o menos tres millones de personas, no tendrán chance de nada. Se tendrán que ir. En teoría, podrían solicitar una visa o un permiso de trabajo o algo que nadie sabe cómo se llama, porque los detalles no se aclaran en esta nueva Ley Integral de de Reforma Inmigratoria, conocida hasta hoy como S2611.

Pa’ cuándo les darían lo que sea que tengan que pedir, tampoco lo sabe nadie. Tramitar dos millones de solicitudes no se tardará un día ni seis meses. Tal vez años.

Los que no se vayan, obviamente van a seguir chambeando, aunque las multas para quienes contraten trabajadores sin papeles podrían ascender hasta 20.000 dólares, y si reinciden, hasta tres años de cárcel.

El Seguro Social se vuelve hermanito de la Migra. Todos los trabajadores en Estados Unidos tendrán que usar una tarjeta de identificación con autorización de empleo. Los patrones están obligados a revisar los papeles no solamente de los nuevos trabajadores, sino de los 140 millones que ya están trabajando.

Los trabajadores del futuro serán “huéspedes”, serán despedidos a los tres años para que no acumulen antigüedad laboral, no tengan aumentos salariales ni se les acumulen semanas de vacaciones. Ah!, y el “anfitrión- patrón”, podrá despedirlo a su gusto, lo cual conlleva a la pérdida del permiso temporal.”Los trabajadores permanentes van a desaparecer junto con sus derechos y beneficios, y van a ser reemplazados por trabajadores temporales” dice Ana Avendaño, de la Federación Americana del Trabajo.

De remate, habrá más cárceles, centros de detención de inmigrantes, deportaciones al vapor sin poder ver un juez de inmigración, y casi 400 millas de barda en la frontera con México.

Mejor es nada

Todo lo anterior es la iniciativa aprobada en el Senado, y la defienden diciendo que “es mejor una ley con fallas que no tener una ley”. Pero más vale que no haya reforma y sigamos como estamos, a que salga una ley así.

La Red Nacional por los Derechos de Inmigrantes y Refugiados dice que “la prisa por poner de acuerdo a Republicanos y Demócratas ha llevado a una ley que divide a la comunidad inmigrante y deja a millones de indocumentados en la penumbra”.

El AALDEF, Fondo Asiático de Defensa Legal y Educación, que pide que mejor se eliminen las leyes contra los inmigrantes indocumentados, aunque no les den documentos, en vez de que se apruebe un horror como la “ley de compromiso” entre Demócratas y Republicanos.

Nuestro destino está ahora en las manos de un Comité de la Cámara de Representantes, dirigido porÉ Jim Sensenbrenner.

Entre estos representantes hay 36 acusados de abuso contra sus esposas; 7 que han sido arrestados por fraude; otros 19 acusados de pagar con queques de hule y 71 tienen pésimas calificaciones de crédito. También hay 117 que han declarado bancarrota o han hecho quebrar negocios; 3 encarcelados por asalto; 14 por acusaciones relacionados con drogas, y 8 más por robo en alguna tienda. Otros 21 están en algún procedimiento legal por demandas en su contra, y 84 han sido arrestados por manejar borrachos. Pocos calificarían para la legalización.

Por eso, preferimos que no aprueben nada. Así de mal como estamos, estamos mejor que si estos tipos reforman la Ley de InmigraciónÉÉ