El Congreso aprobó más fondos para la frontera

El Congreso envió al presidente George W. Bush para su promulgación un proyecto de 94,500 millones de dólares destinado a gastos de guerra y desastres naturales que incluye casi 2,000 millones en fondos para la seguridad fronteriza.

El Senado aprobó la medida conciliada en votación 98-1 y la Cámara Baja la impulsó el martes. El proyecto destina 1,900 millones para agregar mil agentes de patrullaje fronterizo, desplegar seis mil guardias nacionales en la frontera con México y sumar cuatro mil espacios en los centros de detención de indocumentados.

Pero activistas pro inmigrantes cuestionan cuándo negociarán ambas cámaras sus respectivas medidas migratorias para impulsar una reforma integral, porque hasta ahora todos los desarrollos se centran en el aspecto de la seguridad.

Por ejemplo, el Departamento de Seguridad Interna (DHS) conduce redadas a través del país que, afirma, se enfocan en remover criminales y personas con órdenes de deportación. “Pero las redadas son más amplias... no sólo se trata de criminales”, aseguró a La Opinión Gabriela Lemus, directora de política pública y legislación de la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (LULAC).

Sin embargo, el secretario del DHS, Michael Chertoff, dijo que “los fugitivos arrestados en esta operación amenazaban la seguridad pública en cientos de vecindades y comunidades del país. Este departamento no tolera este comportamiento criminal”.

El pasado viernes el DHS también anunció dos nuevas regulaciones federales para evitar la contratación de indocumentados mejorando los sistemas de verificación de identidad e imponiendo sanciones a los empleadores que ignoren las cartas del Seguro Social que alertan que los números y nombres de algunos empleados no coinciden.

Y el presupuesto para las guerras de Irak y Afganistán y desastres naturales incluye fondos enfocados en la seguridad de la frontera sur. El senador demócrata de West Virginia, Robert Byrd, denunció que la medida ignora la frontera con Canadá, donde sí se han arrestado individuos con presuntos planes terroristas.

El Centro de Estudios Migratorios, que aboga por moratorias a la inmigración, aseguró que la versión del Senado de la reforma migratoria legalizaría a casi 15 millones de personas si se incluyen los familiares inmediatos de los indocumentados que se beneficiarían.

Steven Camarota, director del grupo, indicó que, “además de los 7.4 millones que podrían recibir amnistía legítimamente, se calcula que habrá una amnistía fraudulenta por cada tres legítimas... Eso significa que habrá otros 2.6 millones de indocumentados que legalizarán su situación de manera fraudulenta”. Agregó que la medida “permitirá que unos 4.5 millones de familiares que ahora viven en el exterior vengan a reunirse con sus parientes ahora legalizados, lo cual lleva a 14.4 millones de personas el número de quienes se beneficiarán de la amnistía”.