Las causas de que los inmigrantes se vayan de Estados Unidos

Un estudio del Pew Hispanic Center revela un aumento en la tasa de desempleo de los latinos

Voces Latinas Por Pablo Ros

María se va de South Bend: regresa a México con sus hijos, ya que tanto ella como su esposo han perdido la esperanza de obtener un buen trabajo. Cristina y su esposo también se van de la ciudad donde criaron a sus cinco hijos, pues dicen que “nuestra oportunidad para crecer es mejor en México”.

Cristina y María, cuyos apellidos se resguardan, ya que junto con sus esposos entraron al país de manera ilegal en busca de trabajo o bien se quedaron con una visa de turista, aseguran conocer a otros inmigrantes que también se van.

Aunque no existen indicios de que los inmigrantes hispanos estén abandonando puestos de trabajo, según un estudio publicado la semana pasada por el Pew Hispanic Center la tasa de desempleo durante el primer cuatrimestre de este año fue la más alta desde 2003 para los latinos. Además, el estudio reveló que el desempleo entre los hispanos se elevó muy por arriba de la tasa de los ciudadanos estadounidenses no latinos.

En otras palabras, los hispanos ­y especialmente los inmigrantes indocumentados- carecen de empleo.

Las razones por las que María y Cristina regresan a México combinan la subida de los precios de la gasolina y los alimentos, un ambiente de trabajo desalentador, medidas anti- inmigrantes más severas y poca perspectiva de cambio para los años por venir.

“Sentimos que el dinero que ganamos ya no es suficiente”, comentó María, refiriéndose ella y a su esposo, que trabaja en una fabrica en Elkhart.

María dijo que lleva dos meses buscando un segundo empleo además de su trabajo en un hotel de South Bend. Comentó que su jefe redujo sus horas de trabajo a la mitad después de que el Indiana Bureau of Motor Vehicles le envió una carta de no concordancia por su número de Seguro Social, que es inventado. “Esto no había sucedido antes,” exclamó.

Esto provocó que la contribución de María al ingreso familiar se redujera a la mitad. Según ella, si regresara a Ciudad de México con sus tres hijos podría obtener apoyo de sus padres y hermanos para reubicarse allá. Mientras tanto, su esposo se quedaría aquí, se mudaría a una casa más pequeña, buscaría un segundo empleo y les enviaría dinero.

Aunque la situación de Cristina aparentemente no es tan extrema, ella y su marido planean volver a México por motivos similares.

Cristina ha vivido en South Bend durante 15 años, y tiene cinco hijos nacidos en Estados Unidos. Sin embargo, me contó que ella y su esposo, dedicados a la distribución independiente de productos Omnilife, ya no ven un futuro provechoso aquí.

“Llevamos más o menos un año pensando en irnos”, dijo Cristina, y explicó que las “oportunidades de crecimiento” que ofrece la compañía para la que trabajan se relacionan con el requerimiento de que viajen a otros países. Esto es algo que ellos no pueden hacer sin correr el riesgo de no poder reingresar al país.

María y Cristina comentaron que piensan regresar a México en un par de meses, a tiempo para que sus hijos inicien un nuevo ciclo escolar. Sin embargo, las dos mujeres difirieron cuando se les preguntó si creían que algún día regresarían a South Bend.

Cristina dijo que su hijo mayor, de 15 años, algún día podría patrocinar tanto su regreso como el de su esposo de manera legal. Dice que cuenta con eso, razón por la cual no han hecho planes para vender la casa que apenas terminaron de pagar acá.

María, por otra parte, ha vivido en South Bend durante seis años. Tiene tres hijos de los cuales sólo el más pequeño, de cuatro años, ha nacido en Estados Unidos. Dijo que su esposo se reunirá con ella en México más o menos en un año, y no cree que regresen jamás.

Cristina comentó que conoce por lo menos a otras dos familias inmigrantes que se habían establecido en la zona, pero que por razones similares se han ido o saldrán del país en poco tiempo. María agregó que conoce a una mujer que se va, pero desconoces sus motivos.

El estudio que realizó Pew Hispanic Center, publicado en su página Web, reveló que la tasa de desempleo de los hispanos se elevó aparentemente por una “baja en la industria de la construcción”. Este aumento llegó a 8.4%, una notable diferencia con respecto al mismo período del año pasado, que registró un 5.5% de desempleo en este sector social.

El estudio reveló que los inmigrantes hispanos no están dejando el mercado de trabajo, pero como contrapartida se registra una disminución en los niveles de inmigración. Durante los años 2005 y 2006 la población inmigrante en edad productiva mostró un aumento de 784,000 trabajadores. En contraste, durante el período de 2007 y 2008 esta población tuvo un aumento significativamente menor: 462,000 trabajadores.

El informe completo del Pew Hispanic Center se puede leer en

http://pewhispanic.org/files/reports/88.pdf.