Inicio

elpuentenewspaper

  • Edición impresa de Junio 2, 2009.

Una latina en la Corte Suprema

WASHINGTON— En una decisión de corte histórico que promete ponerle un nuevo rostro a la justicia en Estados Unidos, el presidente Barack Obama designó a Sonia Sotomayor, una mujer divorciada y a punto de cumplir 55 años, como la primera mujer hispana que formará parte del selecto grupo de nueve magistrados que integran el Tribunal Supremo.

Sotomayor nació en el Bronx, hija de un obrero y una enfermera puertorriqueños. Su nombramiento ha sido celebrado por organizaciones hispanas que consideran que, con esta designación, la composición de la Suprema Corte hará justicia a la nueva realidad social y demográfica de la nación donde los hispanos —15% de la población— se han encontrado en franca minoría y con elevados déficits de representación ante la justicia.

“Sonia Sotomayor ha estado en todos los escalones de la jerarquía judicial y es una mujer que traerá al Tribunal no sólo el conocimiento y la experiencia adquiridos en el curso de una brillante carrera legal, sino la sabiduría acumulada a través de una vida que es fuente de inspiración, y por ello estoy seguro que impartirá una gran justicia”, dijo el presidente Obama en un acto cargado de simbolismo y emotividad.

Nada más confirmarse la designación de Sotomayor, una mujer de carácter fuerte que es conocida por sus posiciones de centroizquierda, personajes políticos y organizaciones hispanas se mostraron satisfechos por una elección que encarna en muchos sentidos el sueño americano y la nueva realidad demográfica de la nación.

Divorciada y sin hijos, Sonia Sotomayor carga con una historia plagada de desventuras, de trabajo duro y de escasos golpes de suerte, a pesar de lo cual se ha convertido en una de las magistradas más respetadas en la nación. Hija de una enfermera que tuvo que hacerse cargo de la familia tras la intempestiva muerte de su esposo, Sotomayor tuvo que abrirse paso por los duros barrios del Bronx neoyorquino, a través del sistema de educación pública, que le permitió aspirar a becas, gracias a sus notas extraordinarias.

Su historial académico le permitió ingresar a dos de las más prestigiosas universidades, Yale y Princeton. Tras su graduación en Derecho, se incorporó a la oficina del fiscal del distrito en Nueva York y, tras un intenso proceso de aprendizaje de cinco años, pasó a la práctica privada en la firma Pavia & Harcourt. Como juez federal, Sotomayor se hizo famosa en 1995 al tener que intervenir en la disputa laboral en la liga profesional de béisbol, deporte del que es una gran aficionada, como lo demuestra su fanatismo por los Yankees de Nueva York. En su decisión, Sotomayor se inclinó en favor de los jugadores y en contra de los dueños de equipos.

Sonia Sotomayor, que deberá sortear un azaroso proceso de confirmación en el Senado y enfrentarse al feroz escrutinio de los republicanos, entrará a formar parte del alto tribunal en octubre, cuando el Supremo inicie sus sesiones de 2009 y una vez que se produzca la salida de su antecesor, David Souter.

 

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces