Inicio

elpuentenacionales

  • Edición impresa de Junio 16, 2009.

La reforma al sistema de salud es una de las prioridades de Obama

La secretaria de Salud de Estados Unidos, Kathleen Sebelius, afirmó que un informe sobre las desigualdades en el cuidado médico para las minorías demuestra que el “sistema está roto” y requiere una urgente reforma en los servicios de salud. “Tenemos un sistema roto que no podemos costear, es insostenible y es inaceptable”, dijo Sebelius frente a una mesa redonda con 26 activistas y líderes comunitarios.

El foro se realizó en momentos en que el presidente Barack Obama y líderes demócratas del Congreso, respaldados por numerosas organizaciones de salud, promueven una reforma que ayude a reducir los costos médicos, mejore los servicios y amplíe la cobertura a todos los estadounidenses.

La reforma de salud fue una promesa electoral de Obama y es una de sus principales prioridades legislativas para este año.

Estados Unidos gasta más que ningún otro país industrializado en cuidado médico –2,3 mil millones de dólares en 2007, o el equivalente de 7,421 per cápita– pero eso no necesariamente se traduce en una mejor calidad de servicios médicos.

A esta situación se suman las persistentes desigualdades entre los diversos grupos demográficos a la hora de acceder al cuidado médico. Se calcula que unos 46 millones de estadounidenses carecen de seguro médico, y los que sí lo tienen, tanto individuos como negocios, también luchan contra los crecientes costos de salud en el país.

Según el informe divulgado por Sebelius, la carencia de un sistema de cobertura universal golpea con especial dureza a las familias de menores ingresos: el 40% de las personas con bajos ingresos no tiene seguro médico.

El informe “Disparidades de Salud: Argumentos a favor de cerrar la brecha”, hace hincapié en que debido a las disparidades los pobres y las minorías étnicas y raciales tienden a registrar “mayores índices de enfermedades, menos opciones de tratamiento, y menos acceso al cuidado médico”.

Grupos cívicos, sindicatos, empresarios y organizaciones de salud continúan impulsando una campaña de presión para que el Congreso inicie pronto el debate sobre la reforma.

Obama ha insistido, con variaciones de un mismo mensaje, en que la reforma de salud “no es un lujo, es una necesidad” y es, además, un imperativo económico.

En la actualidad, los costos de salud se financian a través de aportes de los sectores público y privado y, sin una reforma, el alza en la cobertura médica afectará aun más el déficit fiscal.

El mandatario estadounidense se reunió con 24 senadores demócratas para analizar una estrategia en pos de lograr la aprobación de esta reforma antes de fin de año, pero en el Congreso aún no hay consenso sobre los componentes de un proyecto de reforma, ni muchos menos sobre cómo se financiará.

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces