Inicio

elpuentenacionales

  • Edición impresa de Junio 3, 2010

MEGAMARCHA PRO INMIGRANTES

doilookillegal
Miles de manifestantes de todo el país marcharon el pasado 29 de mayo hasta el Capitolio de Arizona para protestar contra la nueva ley del estado para combatir la inmigración ilegal.

Los activistas que se oponen a la ley SB1070 suspendieron un boicot contra Arizona para traer gente de todo el país en autobuses. El centro de Phoenix se pobló de manifestantes con carteles y banderas estadounidenses. Decenas de policías vigilaban a lo largo del recorrido de ocho kilómetros, mientras helicópteros sobrevolaban la zona.

Los manifestantes, procedentes de numerosos estados de todo el país que empezaron a trasladarse a la capital de Arizona el viernes, comenzaron a concentrarse en horas de la mañana en una marcha hacia el Capitolio de la ciudad, portando pancartas contra la controvertida ley y reclamando al presidente estadounidense, Barack Obama, que impulse de una vez una reforma migratoria “integral”.

La marcha, que a decir de los organizadores alcanzó los 100 mil asistentes, partió al filo de las 10:30 de la mañana del parque Steele, a 10 kilómetros del Capitolio. Y si bien la policía declinó hacer un cálculo, lo cierto es que cuando la vanguardia llegaba al Congreso estatal, la retaguardia se encontraba aún a 4 kilómetros de distancia.

Decenas de organizaciones pro-derechos civiles de todo Estados Unidos e incluso México tomaron parte de la manifestación, que llevó al Departamento de Policía de Phoenix a cerrar un corredor vial con dirección norte-sur, literalmente paralizando la ciudad por casi cinco horas.

Entre otros, tomaron parte naciones indígenas fronterizas, como los Apache y los Tohono O’odham; la Alianza de Negros por la Migración Justa; la Liga Unida de Ciudadanos Latinos, LULAC; congresistas federales hispanos; distintas facciones del Partido Demócrata; y agrupaciones religiosas. “¡Pidamos al presidente Obama y al procurador general (Eric Holder) que vengan a Arizona y detengan esta ley!”, reclamó el alcalde de Phoenix, Phil Gordon, orador central en una jornada cívica que paralizó la ciudad y llevó a un mosaico multirracial de activistas —mexicanos, indígenas, anglos, negros y latinos en general— a tomar las principales calles de la capital del estado a lo largo de más de 10 kilómetros.

A más de 40 grados, al pie del Capitolio de Arizona, Gordon resumió el principal reclamo del Día de Acción contra la SB 1070, uno que se hizo eco en miles de pancartas, playeras, pintas y varios discursos paralelos y en el que se advirtió que la ley abrirá la vía a tácticas policiacas de racismo puro.

“Vamos a trabajar en las cortes y en las calles para detener la SB 1070”, prometió. “Tengan fe, este país tiene un largo historial de rectificar violaciones a los derechos civiles judicialmente. Piensen en el sur en los cincuenta”.

“Este es el primer paso. Ahora tenemos que avanzar en la organización de comités de barrio para enseñarle a la gente a protegerse, sus derechos, cómo grabar a los policías durante los operativos”, dijo uno de los organizadores de la marcha, Salvador Reza, presidente del colectivo Mesa, agrupación creada desde hace 4 años para combatir al sheriff de Maricopa, Joe Arpaio.

 

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces