Inicio

elpuenteinternacional

  • Edición impresa de Junio 5, 2012

Brasil pone un ojo en África

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva afirmó una vez que “Brasil tiene una responsabilidad moral y ética con el continente africano”, ya que, según expresó, el país sudamericano fue construido con el “trabajo, el sudor y la sangre de los africanos” llevados desde el otro lado del océano Atlántico en el comercio de esclavos.

Lo cierto es que, en los últimos años, el gigante sudamericano ha ampliado sus negocios con el continente negro. En 2010, Brasil realizó intercambios comerciales con África por más de veinte millones de dólares.

Y los países africanos también muestran señales de acercamiento a Brasil. En los últimos diez años, varios países abrieron una embajada en Brasilia. Para citar un ejemplo, mientras Etiopía cerraba sus embajadas en Suecia y Canadá, reabría una en Brasil, con un claro mensaje de su interés en el país sudamericano.

Recientemente, el ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, Antonio Patriota, visitó Etiopía para discutir temas de la cooperación bilateral entre los dos países. Etiopía ayudó a que el brasileño José Graziano da Silva fuera elegido director general de la FAO (Organización para la Alimentación y la Agricultura), aprovechándose de su condición de coordinador del Grupo África. Los dirigentes del país africano consideran que Brasil es un buen socio para el desarrollo, que intenta reducir la pobreza y fomentar las inversiones en salud, educación y en las infraestructuras.

El primer ministro etíope, Meles Zenawi, se ha mostrado públicamente feliz de la intensificación de la cooperación entre Brasil y África, y mostró su deseo de que aumente, especialmente en las áreas de la energía renovable, el desarrollo de infraestructura y en las investigaciones agrícolas.

Según datos de The Economist Intelligente Unit, Etiopía pasará a ser, en los próximos cuatro años, la tercera economía mundial en términos de velocidad de crecimiento, algo que Brasil no quiere dejar pasar por alto.

El hecho de que Brasil pretenda intensificar sus relaciones con Etiopía hace pensar que su relación con África no quiere centrarse solamente en los países productores de petróleo o en los de habla portuguesa.

Para Brasil, el continente africano se abre a partir de Adis Adeba, la capital etíope, conectada en avión con casi todo el continente y con embajadas de todos los países africanos. Es el primer paso de una nueva política exterior brasileña, que pretende fortificar y solidificar los lazos con el continente negro.

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces