Inicio

elpuentenewspaper

  • Edición impresa de Junio 5, 2012

México: gran festival para defender reserva indígena

La unión, la reflexión y la solidaridad por la defensa de la reserva natural y cultural de Wirikuta se unieron en un llamado que activistas y músicos, en su mayoría mexicanos, hicieron durante el Wirikuta Fest para alzar la voz ante otros problemas que enfrenta México.

La exigencia al gobierno federal para proteger esa región, la violencia desencadenada por el narcotráfico y el apoyo a un movimiento estudiantil fueron los temas que reinaron en la maratónica jornada musical realizada en el Foro Sol de la capital mexicana, en la que participaron Café Tacuba, los Caifanes, Enrique Bunbury, Calle 13, Julieta Venegas, Ely Guerra, Sonidero Mestizo, Amandititita, Lengualerta y Héctor Guerra, entre otras agrupaciones.

“Hoy es tiempo de dar un grito de exigencia y respeto. Al mexicano se le respeta, su lugar y su condición, su filosofía y sus costumbres”, dijo Saúl Hernández, vocalista de Caifanes durante su actuación en el festival que reunió a 60,000 personas, de acuerdo con cifras de la promotora OCESA.

El español Bunbury también se unió a la lucha que indígenas huicholes, activistas y músicos entablaron para concientizar sobre la situación que enfrenta la zona de Wirikuta, asentada en el desierto del estado de San Luis Potosí, que en 1999 fue declarada por la UNESCO uno de los 14 sitios naturales sagrados del mundo que deben ser protegidos.

En el 2009, el gobierno mexicano otorgó 22 concesiones a la minera canadiense First Majestic para la explotación de plata. Expertos indican que los impactos ambientales y culturales serán irreversibles, pues más de 60% de la superficie concesionada a dicha empresa se encuentra dentro del área protegida.

Representantes de comunidades indígenas huicholes descalificaron el anuncio del gobierno federal para proteger una zona del norte de México considerada por ellos como suelo sagrado y en la que hay concesiones mineras que esperan sean canceladas en su totalidad.

El gobierno informó que 45,000 hectáreas de la zona huichol conocida como Wirikuta, en San Luis Potosí, fueron declaradas como reserva libre de explotación minera y anunció que la empresa canadiense First Majestic Silver Corp. cedió también parte de sus permisos en el área para que no se haga ninguna explotación.

Integrantes del Consejo Regional Wixárika para la Defensa de Wirikuta, que representa a los huicholes, aseguraron en rueda de prensa que el gobierno no consultó a las comunidades locales y que se busca la protección de la totalidad de las 140,212 hectáreas que integran su territorio sagrado, no sólo una parte.

Las 22 concesiones de esa empresa canadiense cedidas están en una zona que es hogar del Cerro Quemado, una montaña donde los huicholes creen que nació el sol, por lo que se ha dicho que los proyectos mineros devastarían la herencia cultural y religiosa de ese grupo indígena.

Los huicholes todavía realizan ceremonias y hacen un peregrinaje anual desde sus hogares en los estados occidentales de Nayarit, Jalisco, Durango y Zacatecas hacia la reserva de Wirikuta, cerca del pueblo de Real de Catorce, en San Luis Potosí.

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces