Inicio

elpuentecolumnas

  • Edición impresa de Junio 18, 2013

Tormentas, huracanes y tornados

A pesar de las grandes tragedias que ocasionan, huracanes y tornados nos parecen cosa de otro mundo. La mala noticia es que son de este mundo y que pueden acabar con nosotros, como ocurrió en Oklahoma hace pocos días.

Dejando una estela de más de una docena de muertos, entre ellos varios hispanos, las tormentas de Oklahoma nos recuerdan que la naturaleza es poseedora de increíbles fuerzas que nosotros, débiles mortales, debemos respetar.

Para empezar es bueno que sepamos reconocer determinados fenómenos y que optemos por usar nuestro sentido común a la hora de protegernos y proteger a los nuestros.

De acuerdo con la Agencia Federal para el Manejo de las Emergencias (FEMA), un huracán es una tormenta tropical severa acompañada de truenos y fuertes vientos que se acercan a la superficie de la tierra. Todas las áreas costeras del Atlántico y el Golfo de México están expuestas a huracanes mientras que en el suroeste de Estados Unidos algunas zonas pueden padecer fuertes lluvias e inundaciones como consecuencia de los huracanes provenientes de México.

En general, podemos decir que la temporada de huracanes comienza en mayo y termina en noviembre, con lo que tenemos varios meses de entretención en todo el país, sobre todo si pensamos que un huracán puede producir vientos de más de 155 millas por hora y arrastrar dañinos tornados e inundaciones entre otras cosas.

¿Qué podemos hacer? FEMA señala que antes del huracán debemos preparar nuestro equipo de emergencia, hacer una estrategia de comunicaciones, calcular si estamos en una zona de probable inundación, informarnos, conocer las rutas de evacuación, revisar ramas y árboles alrededor de nuestra casa, cubrir las ventanas y reforzar las puertas.

Durante el huracán la recomendación es apagar los generadores de energía, agua y gas; usar el teléfono sólo en caso de emergencia y asegurar nuestras provisiones de alimentos y agua para consumo y aseo.

A la hora de evacuar debemos seguir las instrucciones de las autoridades al pie de la letra y si debemos permanecer en casa durante la tormenta, es importante mantener cerradas toda las puertas, alejarnos de las ventanas y ubicarnos en el nivel más bajo de la construcción; de ser posible, es importante que nos acostemos en el piso bajo una mesa u otro objeto sólido.

Una vez que haya pasado la tormenta, debemos mantenernos informados por la radio o los medios a nuestro alcance para calcular los movimientos más inteligentes a seguir. Si hemos evacuado, podremos regresar a casa sólo cuando las autoridades lo consideren adecuado.

Si estamos frente a una escena de destrucción es muy importante que evitemos las paredes fracturadas que puedan venirse abajo, así como los cables eléctricos y otras estructuras en mal estado: si tiene dudas no entre a la casa, haga que sea revisada por un experto.

Algunos tornados llegan y se van antes de que podamos prepararnos adecuadamente, si el cielo oscurece demasiado y sabemos que es posible que ocurra, debemos tomar las medidas del caso, buscar refugio y protegernos de cualquier cosa que pueda volar hasta nosotros. Si nos mantenemos alerta y tomamos ciertas medidas de seguridad, nuestras posibilidades de sobrevivir a la tormenta, sin duda, aumentarán.

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces