Inicio

elpuenteinternacional

  • Edición impresa de Junio 3, 2014

Fuertes disputas ideológicas en la coalición de partidos que buscan terminar con el kirchnerismo

Con la mirada puesta en las elecciones presidenciales de 2015 y con el objetivo de desbancar al ‘kirchnerismo’ del poder nació una nueva coalición política en Argentina de profunda raigambre antiperonista: el Frente Amplio Unen.

   La coalición, como su propio nombre indica, abarca un amplio espectro de ideas políticas. Ocho son los partidos que lo integran: el tradicional rival del peronismo, la Unión Cívica Radical (UCR), que dentro reúne ideas desde la centro derecha hasta la centroizquierda; la Coalición Cívica (CC); el Partido Socialista (PS); el Partido Socialista Auténtico (PSA); los centroizquierdistas Generación para un Encuentro Nacional (GEN) y Frente Cívico (FC) de Córdoba; y los izquierdistas Proyecto Sur (PSur) y Movimiento Libres del Sur (MLS). Y es esa mezcla heterogénea lo que no hizo más que llamar la atención en los últimos días por sus constantes peleas internas a sólo un mes de su presentación pública.

Aunque en principio parece que se trata de una coalición de centroizquierda alternativa al ‘kirchnerismo’, la controversia está servida. La polémica se desató durante su segunda presentación el público cuando el socialista Hermes Binner destacó que “el Frente Amplio-UNEN se funda en el acuerdo de los sectores de la izquierda nacional”.

   Pero acto seguido, la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, tomó el micrófono y negó rotundamente esta definición. “No somos de izquierda y esperamos no ser silbados por la izquierda en este acto”, sentenció, refiriéndose a unos abucheos que algunos de los presentes dedicaron a la opositora en la primera presentación de la formación.

Otro punto conflictivo es que la diputada Carrió  quiere un acercamiento electoral con el principal partido de derecha del país, Propuesta Republicana (PRO), liderado por el alcalde de Buenos Aires, Mauricio Macri.

   Esta opción que se presenta como un asunto clave, ha agradado a algunos miembros de la UCR pero no ha caído en gracia en la mayor parte de los partidos y líderes de la coalición, que por su perfil progresista no pueden concebir compartir el mismo espacio político que Macri.

   Sin embargo, Carrió volvió a insistir a los medios: “Hay mucha expectativa de gente de centro y conservadora a la que no podemos dejar afuera. Tenemos que ser un frente amplísimo. Queremos ganar con el 50 por ciento, no con el 10 por ciento de la izquierda”.

   ALGUNOS OBJETIVOS

   Un aspecto en el que todos coinciden es el respeto a la Constitución como baluarte de la unidad nacional y el federalismo. Mientras, algunos de los líderes destacan el interés por “acabar con la corrupción” y otros, como Pino Solanas, hacen hincapié en la pobreza y el narcotráfico.

   En cuanto a los temas sociales Binner, por ejemplo, evita pronunciarse sobre el aborto. Sin embargo, Cobos y Ernesto Sanz se oponen directamente a su legalización.

   El primero quiere centrarse en instaurar el divorcio unilateral y cambiar la ley de adopción, mientras que el segundo destaca la necesidad de reponer la responsabilidad del Estado. Más allá del núcleo familiar, Pino Solanas habla de garantizar a los pueblos indígenas la propiedad de la tierra en la que habitan.

  Por su parte también son diferentes las propuestas para enfrentar temas clave en Argentina como la inflación económica. Binner apuesta por cerrar la brecha fiscal, Copos por asumir el problema, Solanas por generar inversión productiva y Sanz por crear un plan antiinflacionario.

   Respecto a otro asunto que está de actualidad en América Latina tras la legalización de la marihuana en Uruguay, Solanas se mostró receptivo, mientras que Cobos negó rotundamente la idea de llevar a cabo algo parecido en Argentina.

NO ES LA PRIMERA VEZ

   La idea de formar una coalición para derrotar al peronismo no es la primera vez que se lleva a cabo en Argentina. Tras la llegada al poder en 1989 de Carlos Menem, una versión neoliberal del peronismo, la UCR y una coalición de partidos de centro izquierda decidieron formar el Frente País Solidario (FREPASO).

   Juntos consiguieron vencer en las elecciones de 1999, con el radical Fernando de la Rúa a la cabeza. El nuevo Gobierno, de carácter conservador, no hizo más que profundizar la crisis socioeconómica que había sido una constante con Menem.

   En esos años Carrió, que era de la UCR, dejó el radicalismo para iniciar una nueva trayectoria hasta formar lo que hoy es la Coalición Cívica. De la Rúa acabó por establecer vínculos con ex miembros del Gobierno de Menem y el FREPASO, que había nacido como alternativa al peronismo no hizo más que perpetuarlo.

   Fue en 2003, después de Menem, cuando Néstor Kirchner llegó al poder e inauguró el ‘kirchnerismo’ que sigue en vigencia hasta el día de hoy, perpetuado por la esposa del entonces presidente, Cristina Fernández de Kirchner. Más de 10 años en el poder con una larga tradición peronista a las espaldas que ahora el Frente Amplio Unen pretende hacer estallar.

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces