Inicio

elpuentecolumnas

  • Edición impresa de Junio 7, 2016.

Nuestro corazón depende de cada bocado que comemos

Aunque parezca una frase repetitiva y de cajón, nuestra salud depende de lo que comemos. Es por eso que, día a día, debemos ser conscientes de nuestros alimentos y tomar decisiones inteligentes para prevenir enfermedades cardiovasculares.

Las personas deben gastar todas las calorías que consuman cada día. Normalmente, la información nutritiva se basa en consumir 2,000 calorías diarias, pero todo depende de la edad, peso y situación física. También se debe tener una actividad física moderada de 150 minutos a la semana o 75 minutos de actividad.

Si usted quiere beneficiarse de una baja presión arterial o colesterol, la Asociación Nacional del Corazón (AHA) recomienda por lo menos hacer 40 minutos de ejercicios aeróbicos tres o cuatro veces a la semana. 

colum060716f3La dieta basada en frutas y vegetales es esencial, al igual que granos enteros, productos lácteos bajos en grasa, comer aves sin pellejo, pescado, nueces y legumbres, aceites vegetales y no tropicales.

Y, quizá, ésta sea la parte más difícil: limitar las grasas saturadas, las trans, el sodio, dulces y bebidas azucaradas. Si desea carne, consuma los cortes más delgados. Respecto a la leche, trate de ingerir aquella con Skim o porcentaje 1% en grasa. No consuma alimentos que tengan aceite hidrogenado parcial, esto ayudará a prevenir la grasa trans.

Corte con las bebidas y la comida que contienen azúcar. Seleccione alimentos con poco sodio o sal, para bajar la presión. No debe consumir más de 2,400 miligramos de sodio por día; lo preferible sería 1,000 miligramos diarios.

Si toma bebidas alcohólicas, hágalo con moderación. Si es mujer, no beba más de una copa al día, y no más de dos si es hombre.

Coma una variedad de pescados por lo menos dos veces a la semana, especialmente los que contienen Omega3, como el salmón, la trucha y el arenque.

Por último, no fume o evite estar con personas que consumen tabaco.

Alimentos de la temporada: primavera y verano

El verano es una de las épocas del año que trae más abundancia en frutas y verduras que ayudan a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Por eso, es importante aprovecharlo.  

“Salga de la caja. Realmente pensar en colores es importante”, dijo Rachel Johnson, exdirectora del comité de nutrición de la asociación.

Así, diviértete este verano con la comida y sus colores:

Verde: hojas como la espinaca, la col rizada, la lechuga romana.

Amarillo: naranjas, mangos, melones, calabaza

Rojo: Cerezas, frambuesas, manzanas, remolacha.

Azul: arándanos azules, moras, purpura con ciruela.

 Sin importar la época del año, si es verano u otoño, considere las calabazas y arándanos que también benefician a la dieta.  

 Este artículo fue elaborado con información obtenida de la Asociación Nacional del Corazón. 

 

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces