La Rana

En el andar de los caminos y el croar de la palabra, preguntó un amigo acerca de lo que es y no es; o más bien, del ser y el no ser, y le dí mi opinion :

A un lado de mi sombra

tejo mis escenificaciones

ante la gran obra teatral

que es el mundo.

Compuesta de telones y de luces

que se cierran o se apagan,

según la obra que representes.

A veces, el guión que escribo lo escribo para otros y otros lo escriben para mí, puesto que en la actuación las palabras son el actor principal.

Puedo escoger mi papel

y mis diálogos,

pero no cerrar el telón

ni apagar las luces

porque no solo yo estoy en el escenario

sino también otros actores.

En algún tiempo dí monólogos,

después dí diálogos,

y ahora doy y hago los dos.

El público pueden ser actores

o pudiera ser nadie.

Puedo actuar en cualquier tiempo

y en cualquier lugar.

Lo único que no tengo es tiempo porque soy mortal.

Y conforme pasan las obras, creo que me voy quedando...

con mi sombra.

Y cuando dejemos de existir, ella se encargará de no cerrar el telón.

Cuando terminé y me asomé a un charco, me dí cuenta que solo era una rana y que no podía hablar. El amigo que estaba frente a mí era Aristóteles; él estaba hablando solo y diciendo: La comedia tiende a representar a los hombres peores de lo que son, y la tragedia a los hombres mejores de lo que son en la vida real.

EL ACTOR ...