Cruel e inhumano, el trato de los invasores a los iraquíes presos

Amnistía Internacional (AI) criticó las condiciones de detención de los iraquíes aprehendidos por las fuerzas invasoras y pidió a Estados Unidos que permita a los presos ver a sus familiares y abogados. Al mismo tiempo, unas 500 personas fueron arrestadas durante la operación Serpiente del desierto.

Las condiciones como se encuentran los presuntos agresores y prisioneros del antiguo régimen de Saddam Hussein en el campo de detención estadounidense cercano al aeropuerto de Bagdad y en la prisión Abu Ghreib, al oeste de la capital: "podrían equivaler a un trato cruel, inhumano o degradante, como el prohibido por la ley internacional", afirma una declaración de AI emitida en Bagdad.

La organización humanitaria menciona varios casos en los que iraquíes que pasaron distintos periodos en esas prisiones afirmaron haber sido maltratados con esposas de plástico, que no se les permitió usar los sanitarios e incluso no se les dio suficiente comida y agua.