Anoche salí a mirar las estrellas. La noche estaba clara y se podían ver miles de ellas. Se sentía paz y era bellísimo, pero entonces recordé a otros en otros lugares y pensé: La gente en Beirut, también debe estar mirando el firmamento pero solo para ver donde caerá la siguiente bomba.

Convertir el cielo, sinónimo de cielo en una máquina de muerte dolor es algo que ningún pueblo debería sufrir.

Una vez más el Medio oriente está en llamas y el mundo observa y espera que la guerra no haga su gran escalada. El Líbano ha sufrido muchas etapas de violencia y para muchos esta es probablemente una más de ellas. Sin embargo, para los niños y jóvenes esta es una afirmación de que los seres humanos son crueles, violentos y mortales.

Por qué podemos nosotros mirar las estrellas en paz, mientras otros deben vivir en temor?

Quién le da a los militares de cualquier país el poder de invadir y matar?

Hace poco me invitaron a hablar a un grupo de hombres en Elkhart. La mayoría de ellos son veteranos y durante nuestro diálogo pude aprender varias cosas acerca de la mentalidad o psiquis del nacionalismo y patriotismo.

Ellos hablaron con orgullo acerca de viejas guerras, tenían fuertes recuerdos de la liberación de gentes durante la Segunda Guerra Mundial y también algunos recordaban a Corea.

Yo argumenté que el poder militar está tomando el control del mundo y en la mayoría de los casos ayudan a aquellos que gobiernan a las masas indefensas.

Hablamos de otra clase de guerras que últimamente se asocian con petróleo y poder. Ellos continuaron hablando del pasado. Para ellos esa fue la solución correcta en ese entonces y debería serlo ahora. Confían en que un ejército fuerte puede defender el país de cualquier posible Pearl Harbor.

Yo no tengo ningún entrenamiento militar, pero mi sencillo sentido común me dice que ahora tenemos más entrenamiento militar, más armas y esas armas son cada vez más letales y la gente vive con miedo de lo que pueda ocurrir.

Me pregunto: “ Si los países ricos invirtieran en la gente. O sea, si invirtieran extendiendo lo bueno, dejando que otros vivan y no arruinando sus tierras, ni tomando ventaja de sus productos. Sería posible que no se necesitaran ejércitos o armas.

La humanidad ha escrito la historia conquistando, humillando y matando a otros. Si, la historia se escribe desde la versión de los conquistadores!

Para la gente en lugares como Beirut, Bagdad o Afganistán no hay cielos llenos de estrellas y tal vez nunca sepamos qué pensaron.