Bush descarta la deportación en masa

El presidente George W. Bush declaró que la deportación de los extranjeros indocumentados que viven en Estados Unidos es “inviable”, ante lo cual se continuará trabajando en la armonización de las tendencias radicalmente opuestas de las dos cámaras del Congreso.

“Confío en que si todos seguimos trabajando en eso, podremos obtener un amplio proyecto de inmigración”, dijo.

Bush, al hablar en una rueda de prensa en Chicago, reiteró que “no es una asignación fácil”.

Algunas versiones de prensa han dicho que Bush estaría, incluso, dispuesto a aceptar que se apruebe primero el proyecto de la Cámara de Representantes sobre seguridad fronteriza y luego el otro, del Senado, sobre el tratamiento a los más de 11 millones de indocumentados.

Bush ha propuesto inicialmente un plan de trabajadores temporales sin posibilidad de residencia; luego aceptó la opción de residencia y también la de una mayor seguridad en la frontera llegando incluso al emplazamiento de 6,000 militares de la Guardia Nacional.

Dijo que frente a los millones de indocumentados, un extremo es “deportarlos a todos... pero no va a funcionar porque es inviable”. “La otra opción es la ciudadanía automática, lo que se llama amnistía”, agregó. “Esto no funcionará tampoco porque si se da amnistía a 8 ó 9 millones de personas que están aquí ilegalmente, equivaldrá a invitar a venir a otros 8 ó 9 millones más”.

Bush explicó que “la mejor solución” al problema es hacer notar a los indocumentados que “hay una responsabilidad” que atender por haber ingresado violando las leyes nacionales. Para ello era necesario fijar una multa, demostrar que no se tienen antecedentes penales y ponerse en la fila para la residencia, comentó. “Este es un plan de amplio alcance”, dijo.

Por otro lado, el Presidente dijo que un programa de trabajadores temporales dentro de la reforma migratoria servirá para mejorar la seguridad en las fronteras de Estados Unidos.

Bush volvió a defender el programa de trabajadores temporales como un término medio entre la amnistía y la deportación, y como una forma de reforzar las fronteras.”

Después recordó el programa piloto de verificación de documentos que el gobierno pone a disposición de los empresarios que quieran contratar a un inmigrante pero que tengan dudas sobre su estatus legal.

 

Más de 300 mil arrestos de migrantes en Arizona

En menos de nueve meses, los operativos realizados por agentes de la Patrulla Fronteriza del sector Tucson, Arizona, han producido el arresto de 329 mil inmigrantes indocumentados, la mayoría de origen mexicano.

Los datos fueron dados a conocer previo al arribo de un contingente de 150 miembros de la Guardia Nacional, provenientes de Nueva York y Kentucky, a Arizona.

Estados Unidos ha decidido construir “vallas inteligentes” a lo largo de 370 millas de terreno en cuatro estados fronterizos con México: Arizona, California, Texas y Nuevo México.

El presidente George W. Bush ordenó el despliegue de 6,000 guardias nacionales. De éstos, 2,500 irán a Arizona para monitorear cámaras y sensores de movimiento e iluminación, usar tecnología avanzada, construir caminos y erigir la valla metálica.

A tales efectos, el Congreso aprobó en mayo 1,100 millones de dólares.

Al mismo tiempo, autoridades de la Patrulla Fronteriza denunciaron un supuesto ataque incendiario contra un vehículo de un agente de la Patrulla Fronteriza.

El incidente es el más reciente entre las agresiones contra agentes fronterizos, luego del refuerzo de la seguridad en la frontera con México.

Por otra parte, Soto dijo que a finales de junio la Patrulla Fronteriza del sector Tucson y Yuma ­que abarca desde Casa Grande hasta Douglas, Arizona­ encontraron 14 bultos que contenían más de 230 kilogramos de marihuana, después de seguir huellas de caballos en el desierto, en el poblado de Sells. No hubo arrestos.

Según estadísticas de las autoridades, el hallazgo aumentó a 248,400 kilogramos la cantidad de marihuana confiscada desde el 1 de octubre de 2005 hasta la fecha. La cifra indica un incremento de 41%.

Durante el mismo período fiscal, entre el total de 329,000 arrestos (321 mil mexicanos y 5,887 centroamericanos), las autoridades identificaron a 29,885 de ellos con antecedentes penales.

“Los delitos que han cometido varían desde violación a las leyes de inmigración, contrabando, abuso sexual, extorsión o lavado de dinero”, indicó Soto. “Pero el segundo delito más alto es algún tipo de narcotráfico”.

Russell Ahr, portavoz de la Oficina de Control de Inmigración y Aduanas (ICE) en Phoenix, informó que en los primeros tres trimestres del año fiscal 2006 se ha deportado a 8,321 extranjeros y 18,000 mexicanos fueron repatriados.

“Esas cantidades son típicas cada año”, indicó Ahr. “La mayor parte [de las personas] habían sido detenidos en las cárceles de Florence o Eloy”.

 

Oculta información la Casa Blanca

La Casa Blanca ocultó actividades de inteligencia a los legisladores responsables de vigilarlas hasta que algunos denunciantes internos revelaron el programa, dijo el presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes. El representante republicano Pete Hoekstra expresó que denunciantes de la comunidad de inteligencia le informaron sobre los programas y luego solicitó información al gobierno, utilizando los nombres codificados. Hoekstra recordó que no informar de tales asuntos a los comités de inteligencia del Senado y la Cámara de Representantes es ilegal. “No tienen que informarnos sobre cada cosa que estén haciendo”, admitió Hoekstra. “Pero en este caso había al menos una actividad que considero importante sobre la que no nos informaron”, dijo.

 

Comenzaron audiencias públicas 12 millones de indocumentados temerosos

Entre llamados al Senado y a la Cámara de Representantes, criticas por parte de organizaciones hispanas y la inquietud de millones de indocumentados se llevó a cabo la primera ronda de discusiones públicas sobre la reforma migratoria, un mecanismo implementado a petición del líder del Congreso, Dennis Hastert (republicano de Illinois) como condición para convocar al Comité de Conferencia.

Al término de la discusión, los participantes ­entre los cuales había parlamentarios locales y federales­ concluyeron en que se debe penalizar a los empleadores de indocumentados, pero no se estableció un mecanismo para ejecutar la decisión, ni tampoco se estableció si el acuerdo será incluido en la versión final de reforma migratoria pendiente en el Congreso.

Voces hispanas presentes en la discusión, así como otros que no fueron invitadas o no pudieron entrar al foro, rechazaron la medida y la tildaron de “propaganda” republicana para acercarse en mesas redondas a los electores hispanos, pero también como una estrategia para dilatar la decisión en Washington para que el Congreso apruebe una reforma migratoria amplia y humana.

La Hermandad Mexicana  y la Coalición 25 de Marzo encabezaron la convocatoria de la megamarcha de los Ángeles, manifestación que reunió unas 500 mil personas que exigieron al Congreso federal una reforma que incluya un camino hacia la legalización para los 12 millones de indocumentados que viven en Estados Unidos.

En las afueras del recinto líderes religiosos y activistas por los derechos humanos protestaron y llevaron sus propias consultas con transeúntes de esta ciudad fronteriza.

El objetivo de los republicanos con estas discusiones públicas incluye llevar el tema migratorio a sus distritos electorales durante los meses de julio y agosto, como parte de una estrategia electoral con miras a los comicios del próximo mes de noviembre.

Durante la audiencia, el presidente de la subcomisión sobre terrorismo internacional de la Cámara de Representantes, Ed Royce (republicano de California), dijo que las audiencias públicas “impulsa el tema (de la inmigración) a través de la posición de los republicanos, de protegernos primero, es decir, asegurar la frontera y demostrar que podemos detener las amenazas a nuestra seguridad nacional”.

El representante Brad Sherman, el demócrata de más alto nivel en la audiencia, replicó que la sesión demostró que “los republicanos tienen el control total de Washington, pero ninguno de la frontera”.

En cuanto a la propuesta de criminalizar la estadía indocumentada, contenida en la versión de reforma aprobada el 16 de diciembre por la Cámara de Representantes, y acelerar la deportación de indocumentados, el mandatario volvió a rechazar la iniciativa.

La Cámara Baja, entre otras medidas, recomendó criminalizar la estadía ilegal, acelerar las deportaciones, aumentar la seguridad en las fronteras, incrementar la dotación de la patrulla fronteriza, construir nuevos centros de detención y construir un nuevo muro en la frontera con México.

La Cámara Alta, entre otras medidas, también aumenta el nivel de seguridad fronteriza y recomienda muros en la frontera, pero agrega un plan de legalización para aquellos indocumentados que llevan al menos dos años en Estados Unidos y carecen de antecedentes criminales.

 

Pide Bush Partida de 80 MDD para debilitar el gobierno de Castro

Con el objetivo declarado de “debilitar” al gobierno de Fidel Castro, la Administración del presidente George W. Bush pedirá al Congreso estadounidense 80 millones de dólares para aumentar el apoyo a la oposición en la isla, “romper el bloqueo informativo del régimen cubano y seguir ayudando a las fuerzas que buscan una transición democrática”. “Trabajamos activamente a favor del cambio en Cuba, y no esperamos simplemente el cambio. Insto a nuestros aliados y amigos democráticos en todo el mundo a que se nos unan y respalden la libertad para el pueblo cubano”, sostuvo Bush al endosar las propuestas de su Comisión de Asistencia a una Cuba Libre, que preside la secretaria de Estado Condoleezza Rice y el secretario de Comercio, Carlos Gutierrez.

 

Calderón propondrá plan de desarrollo para frenar migración a EU

El ganador de las elecciones presidenciales de México, el oficialista Felipe Calderón, dijo que propondrá a EU y Canadá llevar a cabo conjuntamente un plan de desarrollo en las regiones mexicanas pobres para evitar la emigración masiva.

En un encuentro con la prensa extranjera, Calderón señaló también que se dispone a visitar a los mexicanos que viven en EU, en uno de sus primeros viajes al exterior tan pronto como la justicia “ratifique” su triunfo en las urnas, tras el anuncio hecho por su rival izquierdista Andrés López Obrador de que lo impugnará.

Calderón señaló que, una vez en el poder, propondrá a EU y Canadá invertir conjuntamente en obras de infraestructura y planes de desarrollo en las regiones más afectadas por la emigración masiva.

“Creo que resulta más práctico hacer un puente en México que construir muros en la frontera”, enfatizó.

Añadió que la “verdadera solución al problema migratorio” es la creación de empleos y el fomento del desarrollo en México, de donde salen cada año más de 450,000 personas que huyen de la pobreza y buscan un mejor nivel de vida en EU.

Calderón, del gobernante Partido Acción Nacional (PAN), dijo que seguirá la política del presidente mexicano, Vicente Fox, de buscar que Washington apruebe una reforma migratoria integral, que considere la regularización y el respeto de los derechos de los indocumentados en EU y un plan futuro de trabajadores temporales.

El gobierno de Fox asegura que la solución del tema migratorio pasa por la creación de empleos en México y la aprobación en EU de una reforma que garantice un flujo de personas “legal, seguro y ordenado”.

Asimismo, la administración Fox exige el respeto a las garantías fundamentales de los mexicanos que cruzan la frontera o se encuentran en EU y afirma tratar bien a los inmigrantes centroamericanos y sudamericanos en México, a pesar de que organismos humanitarios denuncian lo contrario.

México ha construido albergues para acoger a los inmigrantes procedentes de Centroamérica, ha puesto en marcha varios programas de trabajadores temporales y ha acordado con Guatemala y Belice reforzar la seguridad en la frontera, donde operan traficantes de personas, contrabandistas de drogas y otros criminales.

 

Quitarán recursos a estados que apoyen indocumentados

Las ciudades y los estados que ayuden a los inmigrantes ilegales sin reportarlos a la autoridades se arriesgan a perder millones de dólares en financiamiento para la seguridad local y otros fondos federales, de acuerdo con dos proyectos de ley aprobados el mes pasado por la cámara baja.

Las propuestas de ley, que financian a los departamentos de Seguridad Interior, Comercio, de Estado y de Justicia, fueron modificadas para negar el suministro de dinero federal a cualquier ciudad o estado que tenga políticas que prohiban a las autoridades del gobierno local avisarle a sus contrapartes federales sobre posibles violadores a la ley de inmigración.

Los legisladores de la Cámara de Representantes dicen que varias ciudades y estados permiten que los sospechosos de delinquir eviten la deportación porque las autoridades locales, incluyendo agentes de policía, se hacen de la vista gorda ante la ley de inmigración aprobada en 1996.

Se desconoce qué le ocurrirá a las cláusulas migratorias cuando las medidas para regular el gasto sean puestas a consideración del Senado.

Sin embargo, la perspectiva de un recorte en el financiamiento hizo enfurecer al alcalde de la ciudad de Nueva York, Michael Bloomberg, quien planteó el tema durante una audiencia sobre inmigración en el Senado efectuada en Filadelfia, amenazó con presentar “una dura batalla” si el Congreso corta el flujo de dólares para la seguridad interior y la justicia.

Bloomberg dijo que la ciudad de Nueva York protege la confidencialidad de sus habitantes cuando reportan un delito o solicitan atención médica o educación.

La política de la ciudad cumple con la ley de 1996, señaló, aunque dijo que algunos miembros del Congreso habían puesto esa afirmación en tela de duda y le solicitaron al Departamento de Justicia que revise todas las políticas estatales y locales.

“Creemos que la revisión validará nuestro enfoque”, dijo Bloomberg al Comité del Senado. “Pero cualesquiera que sean los hallazgos, déjenme ser muy claro: la forma para enfrentar este asunto no es ­no lo es­ reduciendo la seguridad de nuestra nación”.

 

Enviarán a 5 mil migrantes para deportarlos a otros estados

El envío de cinco mil inmigrantes indocumentados con órdenes pendientes de deportación que están en las prisiones de California podría ser una de las alternativas a las que recurriría el gobernador Arnold Schwarzenegger para reducir la sobrepoblación en las cárceles estatales.

James E. Tilton, secretario del Departamento de Correccionales y Rehabilitación dio a conocer que aún no saben a qué estados enviarían a estos reos, pero se tienen pláticas con estados como Louisiana, Texas, Michigan e Indiana los cuales tienen disponibilidad de camas en sus instalaciones.

Si los legisladores aprueban el plan del gobernador Schwarzenegger, los reos serían trasladados a otros estados sin la aprobación estatal.

El mandatario estatal llamó a la Legislatura a una sesión especial el 27 de junio pasado para buscar salidas emergentes a la crisis que viven las prisiones estatales.

La Legislatura podría reunirse el mes entrante, después del 7 de agosto, una vez que se reinicien las sesiones, para determinar si aprueban o no los planes del gobernador.

La población carcelaria alcanza los 171,527 internos, por lo que las autoridades han tenido que colocar camas en gimnasios, estancias y salas de estar.

De esa cantidad, se estima que unos 20 mil de los presos son indocumentados.

“Este hacinamiento ha afectado severamente la capacidad del Departamento de Correccionales para proporcionar a los reos, programas vocacionales y educativos”, comentó Tilton.

H. D. Palmer, asesor financiero del gobernador expuso que el plan dado a conocer es sólo un inicio para trabajar con los legisladores en una solución que lleve a reducir la sobrepoblación en las cárceles y la alta tasa de reincidencia estimada en un 65%.

El presidente interino del Senado dijo que la crisis carcelaria es un problema complejo que no puede ser resuelto sin un repaso completo de los elementos que la crearon y cuáles son las opciones.

Y añadió que espera que la Legislatura reciba una propuesta completa de la administración para que la puedan apoyar, rechazar o enmendar.

 

Presos militares de EU bajo cuidado de la Convención de Ginebra

El gobierno de Estados Unidos declaró que todos los detenidos en la base naval de Guantánamo, Cuba, y bajo custodia militar estadounidense en todo el mundo tendrán derecho a estar protegidos por la Convención de Ginebra. El anuncio lo hizo el portavoz de la Casa Blanca, Tony Snow, quien añadió que la decisión se toma a raíz de la reciente sentencia del Supremo Tribunal de Estados Unidos, que declaró ilegales los juicios en Guantánamo llevados a cabo por el gobierno de George W. Bush. La nueva política supone un cambio radical con respecto a la posición anterior de la Administración de Bush, que aseguraba los detenidos no tenían los derechos recogidos en la Convención de Ginebra porque no eran prisioneros de guerra.

 

Acusan de violadores y asesinos a 5 soldados de EU

Otros cinco soldados estadounidenses han sido acusados en el caso de la presunta violación y asesinato de una joven iraquí y otros tres miembros de su familia en Mahmudiya, informó el Ejército estadounidense en Bagdad. Cuatro de los uniformados fueron acusados de violación y asesinato, mientras que el quinto está acusado de omisión del deber al no reportar el caso. Además, a los cinco soldados se les acusa de conspiración con el principal acusado, el soldado Steven D. Green, de 21 años, en un caso que ha provocado la ira en Irak y condenas internacionales.

 

Busch comerá jabalí en la antigua Alemania comunista

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, inició una breve y extraordinaria visita al estado de Mecklenburgo Pomerania Occidental, una región que perteneció a la desaparecida Alemania comunista y donde la actual canciller alemana, Angela Merkel, vivió su infancia y juventud. Bush visitará Stralsund, una pintoresca ciudad medieval ubicada en la costa báltica. Después de saludar al alcalde de la ciudad, visitar la catedral y sostener un encuentro con la prensa, el presidente compartirá una parrillada con carne de jabalí con antiguos disidentes en Trinwillershagen, una pequeña ciudad modelo de la ex República Democrática Alemana (RDA), que era visita habitual de los jerarcas comunistas.