COLUMNA VERTEBRAL

¿Quiere limpiar su crédito? Cuidado, que puede ser una estafa

Por Rebeca Logan

Los anuncios salen a diario en la televisión, en la radio, en los periódicos y por Internet.

Le prometen una solución rápida y sencilla a todos sus problemas financieros; le dicen que en menos de nada su crédito quedará como nuevo y podrá olvidarse de esos errores financieros del pasado.

Pero tenga cuidado; el gobierno federal le tiene un mensaje: No le dé crédito a los que prometen limpiar el crédito.

Según la Comisión Federal de Telecomunicaciones (FTC, por su sigla en inglés) en todo el país proliferan empresas fraudulentas de telemercadeo que se aprovechan de los consumidores con ofertas que prometen solucionar rápidamente todo tipo de problemas relacionados con las deudas.

Muchas de estas compañías, que ofrecen tarjetas de crédito con cargo anticipado, préstamos de día de pago y planes de negociación de deudas, en lugar de ayudar al consumidor dejan a sus víctimas en una crisis financiera más grave de la que afrontaban antes de solicitar ese servicio.

Según la FTC, en estos tiempos de incertidumbre económica las estafas financieras son más escandalosas porque atacan a los consumidores más vulnerables, es decir, aquellos que están desempleados y que tienen antecedentes de crédito desfavorable o que necesitan dinero inmediatamente.

Lo primero que se debe tener en cuenta es que no existe ninguna forma legal de “limpiar” el crédito.

Es ilegal quitar información negativa correcta de su historial de crédito. Los problemas de deudas que haya tenido no pueden “desaparecer” de su registro.

Lo que sí se permite es solicitar una investigación de la información en su historial de crédito para asegurarse de que no tenga errores, y este proceso se puede hacer en forma gratuita.

Si cree que no puede resolver sus problemas de crédito solo o necesita asistencia adicional, existen organizaciones sin fines de lucro que lo pueden ayudar.  Muchas de estas organizaciones prestan servicios en español, y por lo general sus servicios son gratuitos o de bajo costo.

Consulte con organizaciones de confianza en su comunidad, o también en su oficina local de protección al consumidor.  Por otro lado, muchas veces las mismas compañías que le dieron su tarjeta de crédito tienen servicios para ayudarlo a mejorar su crédito.

Pero lo más importante es buscarle una solución concreta, seria y a largo plazo a sus problemas financieros, y recordar que, a la hora de pagar las deudas, las soluciones mágicas no existen.

Amigo lector de La Columna Vertebral, para más información sobre este tema o acerca de servicios en su comunidad, llame a la Línea de Ayuda de La Red Hispana al 1-800-473-3003. Rosa E. Mendoza