DIOS DE AMOR

Lo que queráis, señor;

y sea lo que queráis.

Si queréis que entre las rosas

ría hacia los matinales

resplandores de la vida,

que sea lo que queráis.

Si queréis que entre los cardos

sangre hacia las insondables

sombras de la noche eterna,

que sea lo que queráis.

Gracias si queréis que mire,

gracias si queréis cegarme;

gracias por todo y por nada,

y sea lo que queráis.

Lo que queráis, señor;

y sea lo que queráis.

Juan Ramón Jiménez


SONETO DEL AMOR VICTORIOSO

Ni el tiempo que al pasar me repetía

que no tendría fin mi desventura

será capaz con su palabra obscura

de resistir la luz de mi alegría,

ni el espacio que un día y otro día

convertía distancia en amargura

me apartará de la persona pura

que se confunde con mi poesía.

Porque para el Amor que se prolonga

por encima de cada sepultura

no existe tiempo donde el sol se ponga.

Porque para el Amor omnipotente,

que todo lo transforma y transfigura,

no existe espacio que no esté presente.

Francisco Luis Bernárdez