Marcado descenso del dólar en la Bolsa de Nueva York

El dólar continúa bajando en relación al euro, según se registra en el último período en la Bolsa de Nueva York. También se registró un descenso en relación al yen el mismo día que el Dow Jones de Industriales perdió momentáneamente la cota de los 11,000 puntos debido a los problemas del sector financiero.

Actualmente el euro se cotiza a 1.59 dólares, cifra que representa un descenso del valor de la moneda estadounidense. Respecto a la moneda japonesa, el cambio del dólar bajó a 106.39 yenes. También cayó “el billete verde” frente a otras grandes divisas como la libra esterlina y el franco suizo. Esta situación es el resultado del temor de los inversionistas a que Washington tenga que acudir al rescate de los gigantes hipotecarios semiestatales Freddie Mac y Fannie Mae. Esas dos firmas llegaron a registrar caídas de más del 50% en sus acciones.

La caída del valor de la divisa estadounidense coincidió con una nueva subida del petróleo, que como otras materias primas se negocian en dólares.

 

Reducción en el déficit comercial de Estados Unidos

El déficit comercial estadounidense se redujo en mayo, después de que las exportaciones —incluyendo suministros industriales y bienes de consumo— treparan a cifras récord.

El panorama reciente de la actividad comercial, según informa el Departamento de Comercio, revela que la brecha comercial de la nación se redujo a 59,800 millones de dólares. Eso significa 1,2% menos que el déficit comercial de abril, y representa el mejor desempeño desde marzo.

La mejora se produjo aun cuando las importaciones —incluido el petróleo crudo— alcanzaron a su vez nuevos récords.

El déficit comercial se redujo en mayo porque las  exportaciones crecieron más velozmente que las importaciones.

Las exportaciones de los productos y servicios estadounidenses totalizaron un récord absoluto de 157,600 millones de dólares en mayo, un aumento del 0,9% respecto a abril.

La debilidad del dólar respecto a otras monedas, especialmente el euro, contribuye a abaratar las exportaciones estadounidenses, que por eso resultan más atractivas para los compradores extranjeros. El crecimiento de las exportaciones ha sido uno de los pocos rubros positivos para la economía estadounidense, agobiada por la crisis de vivienda, crediticia y financiera.

Las importaciones de bienes y servicios crecieron en mayo a 217,300 millones de dólares, cifra que representó un aumento del 0,3% respecto al mes anterior.

El panorama fue mejor que el que anticipaban muchos economistas, que pronosticaban que la brecha comercial se ampliaría a 62,200 millones de dólares en mayo.

 

Intérprete de la corte denuncia situación

Erik Camayd-Freixas trabaja en las cortes federales de Estados Unidos desde hace 23 años. Su función: traducir de español a inglés los alegatos de personas que comparecen ante la justicia. Y, en su calidad de intérprete, hubo de acudir a varias de las casi 400 audiencias para los inmigrantes ilegales, la mayoría guatemaltecos, detenidos el 12 de mayo en una planta empacadora de carne en Iowa.

The New York Times, en una nota de Julia Preston, dio a conocer ayer el paso poco usual que ha dado Camayd-Freixas, catedrático de español en la Universidad Internacional de Florida: rompió el código de confidencialidad de los intérpretes, y decidió denunciar el caso. Para ello, escribió un ensayo de 14 páginas, que ha hecho circular entre dos docenas de traductores.

En este, establece que la mayoría de guatemaltecos no entendía los cargos criminales que enfrentaron, ni los derechos a los que renunciaron. A Camayd-Freixas, además, le preocupó la velocidad de los procedimientos, así como la presión que los acusadores ejercieron sobre acusados y abogados, en su intento por presentar cargos criminales en vez de deportarlos inmediatamente.

Asimismo, los abogados de la defensa tuvieron poco tiempo y menos privacidad para reunirse con sus clientes. La mayoría de los defendidos no sabía leer o escribir.

“No entendían lo que les pasaba”, aseguró Camayd-Freixas. “La mayoría creía estar ahí por ser indocumentado, no por haber cometido fraude contra el Seguro Social”.

En una semana, 262 inmigrantes se declararon culpables y se les sentenció a hasta cinco meses de prisión por emplear documentos falsos.

El proceso ya había generado críticas de abogados defensores y de inmigración, y la congresista demócrata Zoe Lofgren, de California, convocará a una audiencia sobre el caso. Camayd-Freixas será un testigo.

Sin embargo, Bob Teig, vocero de Matt Dummermuth, fiscal del Distrito Norte de Iowa, asegura que los derechos constitucionales de los inmigrantes no fueron afectados. “Se les proporcionó abogados e intérpretes con experiencia… y dos oficiales independientes determinaron que tomaron con libertad sus decisiones, que estaban satisfechos con su abogados, y que eran culpables”.

La abogada Sara Smith, con quien trabajó Camayd-Freixas, elogió el ensayo al decir que reflejaba la aflicción de los inmigrantes durante esas “dos semanas surrealistas”, y aseguró que no revela información perjudicial.

Ambos recuerdan el caso de Isaías Pérez Martínez, guatemalteco. “Sin importar cuántas veces su abogada le habló, él repetía: “Soy ilegal. No tengo derechos. No soy nadie en este país. Hagan lo que quieran conmigo”. Muchos prefirieron declarase culpables, porque así regresaban pronto al país, asegura Camayd-Freixas. Sin embargo, la mayoría está en la cárcel.

Los riesgos de trabajar en el campo

Un trabajador del campo tiene una probabilidad 20 veces mayor de morir por insolación que un obrero de cualquier otro sector, según un estudio del Centro para el Control de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos.

Además del riesgo de las altas temperaturas, los campesinos están expuestos a otros peligros, como los accidentes de trabajo y la intoxicación con pesticidas.

Un dirigente de UFW estima que en la recolección de frutas, legumbres y verduras en California trabajan aproximadamente 600 mil campesinos en la temporada de cosecha, de abril a octubre, de los cuales el 98% son hispanos y el 60% son indocumentados.

En su estudio llamado “Muertes derivadas del calor entre trabajadores de plantaciones, entre 1992 y 2006 en Estados Unidos”, la CDC revela que, en un lapso de 15 años, 423 personas murieron por calor en el campo. Las muertes relacionadas con las altas temperaturas son más altas que en otras industrias: la cifra media de muertes anuales de trabajadores del agro es de 0.39 por cada 100 mil empleados, mientras que en el área civil es de 0.02 sobre el total.

Michael Flynn, consejero de salud pública del Instituto Nacional de Salud y Seguridad Ocupacional del CDC, señala: “En California y el estado de Washington hay una ley que obliga a los rancheros a que den protección contra la insolación a los trabajadores del campo. Y lo único que queremos es que cumplan la ley”.

“Pero también los trabajadores tienen que poner de su parte, porque ellos creen que para protegerse de los pesticidas hay que usar camisa de manga larga y pantalón para trabajar bajo el sol, y esa ropa genera más calor. Deberían trabajar con camisa de manga corta y pantalón corto, lavarse las manos antes de comer y bañarse al llegar a casa”, sugirió.

José Padilla, director ejecutivo de la Asistencia Legal Rural de California (CRLA), explicó que en el caso de intoxicación con pesticidas, los peligros se extienden a los ranchos vecinos o a las comunidades debido a que cuando las avionetas lanzan el rocío por acción del viento a veces el veneno puede desplazarse a grandes distancias.

Paul Feist, vocero de la Administración para la Salud y Seguridad Ocupacional de California (Cal/OSHA), afirmó que para reducir las muertes por accidentes en el campo, tienen una campaña de educación permanente con las asociaciones de rancheros de California y trabajadores afiliados al sindicato.

 

Más dudas sobre la salmonelosis

Las autoridades federales de salubridad siguen perplejas sobre los orígenes del brote de salmonelosis que ha afectado a casi un millar de personas en 40 estados y cuyo origen no se ha podido precisar, dijo ayer el Centro de Control de Enfermedades (CDC, por su sigla en inglés).

En un principio el gobierno creía que la causa de la epidemia era el consumo de cierta variedad de tomates crudos, pero CDC amplió sus pesquisas a otros productos como cilantro, pimiento serrano y jalapeño, que se utilizan para elaborar salsas.

Hasta el momento, afirmó Arlene Porcell, portavoz del CDC, no se ha podido aislar un producto o ingrediente único como causante del mal. “Por eso pensamos que puede tratarse de más de una causa”, dijo.

La Oficina de Alimentos y Medicinas (FDA, por su sigla en inglés) desmintió que el gobierno federal hubiese suspendido la importación de algunos productos mexicanos. Por su parte, la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) de México negó categóricamente en un comunicado que el gobierno de Estados Unidos impusiera una veda a las verduras mexicanas mencionadas.

“Los trabajos de inspección sanitaria que se realizan en los puertos, aeropuertos y fronteras, tanto para la exportación como para la importación de alimentos por parte de las autoridades de ambos países, son trabajos de rutina que se llevan a cabo normalmente, como parte de los convenios de vigilancia sanitaria que han firmado los gobiernos de México y Estados Unidos”, se explicaba en el comunicado.

Rigoberto Armienta, presidente del comité de asesoramiento de la Secretaría de Desarrollo Económico de Sinaloa, uno de los estados mexicanos que más exportan productos agrícolas a Estados Unido, expresó que un eventual cierre de fronteras a ciertos productos pondría en problemas a la agricultura sinaloense.

“Desearía que saliéramos lo mejor librados posible, en beneficio de nuestros productores”, comentó.

El número de casos conocidos de infección en el país ascendió a 971, informó el CDC. De ellos, 189 han sido admitidos a un hospital. La mayoría de las víctimas de la enfermedad se encuentran en Texas, Nuevo México, Chicago y Arizona.

 

LULAC y NHBIC se asocian en Internet

WASHINGTON - La información bilingüe sobre el modo de iniciar y administrar una empresa se vuelve más accesible gracias a una nueva asociación entre la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (LULAC, por su sigla en inglés) y el Centro Nacional de Información para Negocios Hispanos (NHBIC, por su sigla en inglés).

Para mantener su compromiso de mejorar la condición económica de los hispanoamericanos, LULAC agregó el enlace “Emprendedores” a su sitio de Internet, que envía a los recursos comerciales en línea de la NHBIC.

Rosa Rosales, presidenta nacional de LULAC, señaló que “conectar a los hispanos con información sobre el modo de financiar, gestionar y comercializar una empresa exitosa se ajusta a los objetivos de LULAC”.

Según informa el fundador de NHBIC, Salvador Gómez, los recursos están dispuestos en categorías sólidamente definidas que denomina “las tres M de la empresa”, por las siglas en inglés de dinero, mercados y gestión (money, market, management).

El presidente de la NHBIC, Michael Barrera, señaló que también existen recursos de tecnología y “enlaces a dependencias gubernamentales locales y nacionales, asociaciones empresarias, y la red de NHBIC de organizaciones latinas de todo el país”.

LULAC es la mayor y más antigua organización hispana de Estados Unidos, con miles de miembros voluntarios, que ofrece programas de base comunitaria a través de más de 700 concejos locales en todo el país.

NHBIC, una organización sin fines de lucro, presentó su sitio Web bilingüe en 2007 para brindar información a los hispanos que comienzan o amplían una empresa. Su objetivo es brindar capacitación a emprendedores nuevos y ya establecidos, construir riqueza en la comunidad latina e impulsar las contribuciones de los hispanos a la economía de Estados Unidos.

El principal patrocinador corporativo de la NHBIC es Western Union, que colabora a través de su programa global de oportunidades económicas “Our World, Our Family”. La NHBIC también está financiada por un subsidio del Departamento de Trabajo de Estados Unidos.

FUENTE The Jeffrey Group