Inicio

elpuentenewspaper

  • Edición impresa de Julio 7, 2009.

La burla

En el verano de 2006, la Cámara de Representantes llevó a cabo audiencias para discutir el problema migratorio. En aquel momento, en lugar de audiencias se esperaba la designación de delegados para homologar el proyecto de ley HR4437, aprobado por la Cámara, con el proyecto S2611, aprobado por el Senado. Se burlaron de nosotros y usaron esas audiencias para que la reforma migratoria no fuera parte de la campaña electoral.

En noviembre de 2006 el electorado le envió un mensaje al Congreso: queremos una reforma migratoria. El pueblo estadounidense no votó a favor de los demócratas, sino contra los republicanos por no haber hecho nada sobre la inmigración, a pesar de haber sido ellos los que inyectaron el tema migratorio en el diálogo nacional.

Parecía que los demócratas habían comprendido el mensaje de los votantes. El senador Harry Reid expresó al ser elegido: “Considero, como todos los demócratas, que necesitamos una reforma migratoria amplia, que allane el camino a la legalización (de los indocumentados) e incluya sanciones severas a quienes den trabajo (a los indocumentados)”.

Después de siete meses de “estudio profundo”, un grupo bipartidista liderado por Reid presentó en el Senado una nueva versión de la famosa “reforma integral migratoria”, que era, en rigor, el mismo plato que nos habían estado sirviendo durante los últimos años. La historia se repitió. En las elecciones de ese noviembre ambos partidos políticos necesitaban saber claramente la posición de los votantes antes de las elecciones presidenciales de 2008. Nuevamente se burlaron de nosotros, pues no hubo reforma migratoria y el tema fue ignorado por todos los candidatos durante la contienda.

Ahora la nueva administración, que llegó al poder ofreciendo un cambio, se prepara para presentar una nueva propuesta migratoria.

Hoy todos los inmigrantes estamos en la mira. Ninguna reforma que sea percibida como una amnistía será tomada en serio, y constituiría otra burla. El pueblo estadounidense no va a aceptar una propuesta migratoria similar a las anteriores, que sólo tome en consideración un grupo y una frontera. La administración en Washington tiene que presentar una propuesta de sistema migratorio en el que se de prioridad el acceso ordenado a todo aquel que quiera entrar a Estados Unidos, sin favoritismos regionales, y basado en las necesidades de la nación y los méritos de los individuos. Una propuesta que implemente un sistema de seguridad que controle a todos los extranjeros que entran, dónde se alojan mientras están en el país y cuándo se marchan. Una propuesta que considere la seguridad de todas las fronteras y puertos de entrada a Estados Unidos. Una propuesta que establezca un programa de asilo político justo, claro y razonable. Una propuesta que delinee claramente de dónde vendrán los fondos para pagar por lo que se sugiere implementar.

Continuar el debate migratorio basado en un solo grupo y una sola frontera sería una burla cruel.

*José R. Uzal (uzal@msn.com) escribe desde West Palm Beach, FL, sobre temas de interés para los hispanoparlantes. Tel.: 561-310-5333

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces