Inicio

elpuentecolumnas

  • Edición impresa de Julio 19, 2011

Las causas reales de la inmigración ilegal

Hoy en día, el problema de la inmigración ilegal se circunscribe a las acciones privadas de un grupo de personas (“criminales”, según las leyes de Estados Unidos) y no se atiende a las causas reales de ese problema: los niveles de desarrollo desigual en una economía cada vez más mundializada. Sin embargo, la falta de vinculación entre migración y desarrollo no siempre ha existido. En los noventa, los promotores del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) sostenían que bajo la apertura comercial, la inversión extranjera llevaría a un descenso en el número de migrantes a Estados Unidos. Debido a la omisión del tema de la integración de mercados de trabajo en el modelo y la falta de cualquier mecanismo de compensación para México, se dio un incremento notable en la migración basado en la demanda preferencial por mano de obra indocumentada en Estados Unidos y el alto desempleo en México.

Cuando resultó totalmente falso este pronóstico, la crisis evidente en la situación migratoria no llevó un nuevo balance y análisis de los enlaces entre la política económica y la migratoria y los impactos del libre comercio. Al contrario, los neoliberales cerraron filas en defensa del modelo y empezaron a argumentar que el modelo económico y la migración no tenían nada que ver entre sí.

La economía mexicana ha crecido a una tasa promedio de sólo 2.7% desde que entrara en vigencia el TLCAN, con una marcada inestabilidad y dependencia a la economía de Estados Unidos. La expansión de la población económicamente activa combinada con la falta de generación de empleos ha llevado a altas tasas de desempleo, sub-empleo y una erosión en las condiciones de trabajo. La economía se caracteriza por el crecimiento del sector informal (29% de los empleos), bajos salarios, desigualdad, especulación, y poca inversión productiva.

El desafío de pronosticar y manejar los flujos laborales entre dos países normalmente se basa en calcular la demanda y la oferta de mano de obra. La política migratoria de Estados Unidos genera una demanda de mano de obra migrante de bajo costo que carece de protecciones y prestaciones básicas. Los trabajadores migrantes ganan 15-20% menos que los trabajadores nativos, creando una demanda artificialmente alta en los Estados Unidos, a la vez que rehúsa cualquier responsabilidad en torno a la necesidad de incorporar a la ley la mano de obra extranjera que importa.

Queda claro que las políticas de Estado que no toman en cuenta estos problemas acaban agravándolos.

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces