Inicio

elpuentenewspaper

  • Edición impresa de Julio 3, 2012

SB 1070: no hay ganadores

En mi natal Puerto Rico había un programa infantil conducido por un personaje, el Tío Nobel, que llevaba a cabo competencias entre los asistentes con un singular detalle: nunca había perdedores. Sólo ganadores o casi ganadores. Recordé al personaje cuando se desataron los usuales análisis de quién gana o quién pierde con el fallo que declaró anticonstitucional tres cuartas partes de la SB 1070 de Arizona, pero sostuvo su parte central, la Sección 2(B) que permite que la policía indague sobre la situación migratoria de detenidos o arrestados si existe “sospecha razonable” de que son indocumentados.

Pero hay elecciones y hay que buscar quién puede beneficiarse más por un fallo que se produce a meses de los comicios presidenciales.

El presidente Obama, sin cristalizar su promesa de reforma migratoria de 2008, anunció el 15 de junio que al menos proveerá un alivio temporal de la deportación a ciertos jóvenes indocumentados. Con un récord de deportaciones bajo el brazo, la administración Obama ha defendido su postura de ‘a Dios rogando y con el mazo dando’ como lo correcto: hay leyes migratorias y tienen que implementarse. Sin la reforma,  fijó la política administrativa de discreción procesal para centrar las deportaciones en “lo peor de lo peor”, pero la implementación ha sido un fracaso. Así llega Obama a la lucha por el voto latino. Cuando por fin actúa, ve que su aprobación entre los votantes latinos mejora. Su reto seguirá siendo movilizarlos a las urnas.

Por el bando republicano, Mitt Romney, durante el proceso primarista, llegó a decir que la SB 1070 podría ser modelo nacional. Y afirmó que una de sus primeras acciones si fuera electo presidente sería anular las demandas del Departamento de Justicia en contra de leyes migratorias estatales como la SB 1070.

Ahora sus emisarios tratan de balancear su mensaje: uno para su base más conservadora diciendo que estados como Arizona tienen el derecho de actuar ante la falta de acción a nivel federal; y otro para los latinos diciendo que la SB 1070 no es la solución, como ha dicho el senador Marco Rubio.

Romney sigue apostando a que no ser específico en el tema migratorio hará que los latinos olviden todo lo que dijo en las primarias. ¿Apoyo a la SB 1070 como solución? No sabemos, porque su campaña no lo ha aclarado. Como tampoco aclaró si revocará el amparo temporal a los DREAMers. Una ambivalencia que puede resultar en una certeza: que los votantes latinos no voten por él en noviembre.

Y como el Tío Nobel no decidirá si hay un casi ganador, sólo habrá un ganador. Y entre el voto hispano, por lo menos, Romney pinta, por ahora, como un perdedor.

 

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces