Inicio

elpuentenewspaper

 

  • Edición impresa de Julio 21, 2015

México del Norte • ¡Adiós papeles!

La decisión sobre si Obama puede cambiar las reglas de aplicación de la ley de migración, probablemente llegue a la Corte Suprema. De suceder eso, es posible que se ponga en el calendario para el mes de junio. No, no es error: sí es junio, pero del 2016.

Y si la Suprema Corte finalmente aprueba DAPA, su entrada en efecto podría ser… nunca.

Es un problema de calendarios. Para procesar los papeles de tres millones de personas se necesita personal, equipo, computadoras y clips para papel. La migra calcula que requiere mil trabajadores más, a los cuales hay que contratar. Hay que ponerlos en la nómina federal, y se precisa un edificio para instalarles escritorios para que hagan su trabajo. De todo esto, lo único que existe es el edificio, ya contratado y por ahora vacío, en Washington.

Supongamos que el máximo Tribunal decida en junio, lo demás estará listo para septiembre de 2016.

Hola debates y votos

Pero ahí es donde la puerca tuerce el rabo.

Septiembre del próximo año son 60 días antes de las elecciones, y en parte gracias a la políticamente incalculable estupidez de Donald Trump y sus declaraciones contra los inmigrantes en general y los mexicanos en particular, el tema de la inmigración se puso demasiado jugoso como para resolverlo antes de las elecciones.

A estas declaraciones racistas le siguieron otras de los precandidatos republicanos, como Rick Santorum, que no se atrevió a aceptar que los inmigrantes son todos violadores, pero sí que “vienen con la intención de violar la ley”, hasta las del más moderado Jeb Bush, quien dice que no hay que deportar a todo el mundo pero tampoco hay que darles una residencia permanente.

El extremismo republicano le está sirviendo muy bien a la precandidata Hillary Clinton, la mismísima que hace menos de un año declaró que había que “devolver a sus países a todos los niños indocumentados que estaban en la frontera”, y que ahora critica a Bush porque “lo que hay que darle a los inmigrantes es un camino a la ciudadanía”.

Ahí es donde a la puerca se le requeteretuerce el rabo. Aparentemente la puntera demócrata tiene intenciones de repetir, al menos en el discurso de la semana, la vieja y fracasada cantaleta del famoso “camino a la ciudadanía” que nunca pudo avanzar en el Congreso, ni siquiera cuando su partido tenía la Casa Blanca y mayoría en las dos Cámaras. La propuesta se murió en el útero porque es solamente una conveniencia política para el Partido Demócrata, para los votos del futuro.

Para cuando esta columna esté impresa en los periódicos que me hacen el favor de publicarla, a la mejor la Corte decidió algo, aunque lo dudo. No me queda entonces más que sacar la bola de cristal y decir que no pasará nada, no por lo que la Corte haga o deje de hacer, sino por el calendario. Lo que haga no importará demasiado.

Por cierto, en 2016 se cumplirán los diez años de la Primavera del Inmigrante. Para mí que ya es hora de darse cuenta de que las elecciones no resolverán la cuestión migratoria, y de comenzar a convocar a las marchas masivas que, en el 2006, nos pusieron más cerca que nunca de conseguir una solución para la situación de los inmigrantes indocumentados.


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces