Inicio

elpuenteinternacional

  • Edición impresa de Julio 19, 2016.

Tras la reapertura de la frontera, miles de venezolanos desesperan por cruzar a Colombia para conseguir provisiones

Era una ola de camisetas y camisas blancas, que se habían puesto hombres y mujeres que, con algo de desconfianza, llegaron hasta el puente Simón Bolívar, tras el anuncio del gobierno venezolano de que se abriría la frontera por 12 horas.

Ese día el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, decretó el cierre de la frontera, argumentando que dejarla abierta implicaba un riesgo de seguridad por la presencia de paramilitares -como los llamó él- colombianos en el territorio de su país y que por allí salían de contrabando productos básicos en una Venezuela cada vez más golpeada por la escasez.

Y en la ola blanca estaba Marlyn Bautista, de 39 años. Venía desde San Cristóbal, desde donde viajó bien de madrugada durante una hora para llegar a San Antonio, ciudad vecina de Cúcuta, en la que entró temprano, a las 6 de la mañana, cuando abrió el paso fronterizo. “Me enteré por las redes sociales, después busqué el comunicado oficial y me arriesgué a venir”, dijo. Buscaba un tratamiento para su hija menor y bienes básicos que no estaba encontrando en Venezuela.

Desde la mañana del domingo 10 y hasta las 4 de la tarde ya habían cruzado al menos 35,000 personas a través del Puente Simón Bolívar y del Puente Francisco de Paula Santander, que conectan el norte de Santander (Colombia) y Táchira (Venezuela), según Víctor Bautista, del Plan Fronteras de la Cancillería de Colombia.

Unas horas después de que se habilitara el paso por el Puente Simón Bolívar se abrió también otro hacia el sur, el Puente José Antonio Páez, entre El Amparo (Estado Apure, Venezuela) y el Municipio de Arauca (departamento de Arauca, Colombia).

Carlos Luna, presidente de la Cámara de Comercio de Cúcuta, es un defensor de la apertura de la frontera. Aunque prefiere que sea de forma más ordenada.

Es algo que ayuda a Cúcuta a reactivar el comercio tras 11 meses de afectación, pero que puede salirse de las manos. “Si se vienen 500,000 personas esto puede colapsar”, opina.

Por lo pronto sus afiliados habrán hecho un gran negocio ese domingo; en especial las tiendas, supermercados, algunos comerciantes, transportistas y todos los que ofrecen servicios asociados a la compra de mercado.

En algunos comercios se registró un 190% más de ventas que en un domingo normal desde que se cerró la frontera.

No solo los comerciantes formales se beneficiaron, sino también los informales.

Como los hombres que ofrecen cargar las bolsas más grandes con carritos (a 2,000 pesos el viaje; US$0,70) y los que venden bolsas de plástico duro para cargar la compra sin que se rompa.

Bolívar desplomado

Dando cuenta del limitado poder de compra de los venezolanos que llegaron de la frontera, un vendedor callejero se queja: “¡Limpios los mandó Maduro a estos venecos!”.

El bolívar se desplomó en los últimos años frente al peso colombiano. En 2010 con 10,000 bolívares se compraban 3 millones de pesos, recuerda Juan Fernando González, quien encabeza Asocambios, la asociación de cambistas de Cúcuta. Hoy 10,000 bolívares compran apenas 25,000 pesos.

Finalmente, Marlyn no consiguió el tratamiento para la hija, pero seguirá insistiendo a las autoridades venezolanas para que se lo provean y volverá a Colombia a comprar provisiones apenas vuelvan a permitir el paso por la frontera. Tal vez en unos días o esta misma semana.

 

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces