Inicio

elpuentelocales

  • Edición impresa de Julio 19, 2016.

Nueva ley pretende evitar que los niños sean utilizados como moneda de cambio en Indiana

Los abogados de protección infantil denuncian que algunos niños en Indiana están siendo usados como moneda de cambio por parte de los traficantes de sexo y por sus padres.

Como muchos crímenes, el tráfico de sexo juvenil a menudo está relacionado con la adicción a la heroína, metanfetamina o a otra sustancia. El Indiana Youth Institute asegura que los padres de familia atrapados en esas drogas a menudo venden a sus propios hijos para obtener su próxima dosis.

La presidenta y directora general del grupo, Tami Silverman, comenta que el año pasado se reportaron 53 casos de tráfico de sexo en Indiana, pero seguramente ocurrieron muchos más.

“Sabemos que más niños están siendo identificados como víctimas. En este punto es muy difícil determinar si el crimen en sí se esta volviendo más prevalente o si debido a una mayor conciencia y atención se han hecho más denuncias”, se pregunta.

Este mes, nuevas leyes estatales entrarán en vigencia para aplicar castigos más fuertes en lugar de los que existen para quienes estén involucrados en este tipo de delito.

Una de ellas expande la definición de delincuente sexual para incluir a aquellos que delinquen con niños. Otra convierte en crimen visitar un lugar pesado donde ocurra el tráfico. Una tercera ley permite que el Departamento de Servicios Infantiles tome medidas para ayudar a los niños si ellos o algún adulto en su hogar están involucrados al tráfico sexual.

El National Center for Missing and Exploited Children afirma que muchos niños que abandonan el hogar, probablemente, serán víctimas de este flagelo.

Silverman enumera algunos datos de alerta que pueden dar cuenta si un niño fue abusado. Entre ellos incluye la ansiedad y depresión, lesiones o moretones inexplicables, una persona joven que siempre está acompañada por alguien muy controlador, o un niño que sólo da respuestas aparentemente “ensayadas” cuando uno les habla.

Los abusadores saben cómo reclutar a los menores, y a menudo lo hacen a través de las redes sociales, jugando con sus emociones. “Durante este período de construcción de confianza, el traficante aprende más sobre la víctima para después poder manipular y explotarlos”, explica. “Desafortunadamente esto se ha vuelto aún más fácil con las redes sociales, donde los criminales pueden conectar rápidamente con los niños y obtener detalles fácilmente sobre sus vidas”, agrega.

La ley en Indiana indica que los adultos deben denunciar si sospechan de alguna situación de abuso o negligencia infantil, lo que incluye el tráfico de sexo. Para eso se puede llamar a la línea de apoyo, al 1-800-800-5556.

Se anima a las víctimas a que también llamen, o pueden enviar un mensaje de texto con la palabra “Help” al I-N-F-O.

 

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces