QUESO

Las variaciones en la leche y en la maduración dan lugar a los mas de 2000 tipos de quesos que existen. Sin embargo el proceso es el mismo.

Primero se añade a la leche un cuagulante para que los sólidos precipiten.

La caseina sólida, la grasa y otras sustancias constituyentes precipitadas reciben el nombre de cuajada, el líquido que se separa es el suero. Posteriarmente la cuajada se muele o amasa, luego se pone en moldes y se deja madurar. Las condiciones de la maduración son críticas, ya que las bacterias, los mohos y las enimas dan a cada queso su aroma, su sabor y su apariencia.

En algunos casos la fermentación se produce agregando sustancias extrañas; como ejemplo de esto tenemos el queso Roquefort, a este se le introduce pan enmohecido que en cierto clima da lugar a un hongo que produce las manchas que caracterizan este tipo de queso.

En los quesos tiernos, la maduracion es poco frecuente y los quesos fundidos industriales en lugar de estar madurados se encuentran esterilizados y envasados al vacío.

 

Papas al horno con queso

4 papas grandes

2 tazas de crema

1/2 cucharadita de nuez moscada rallada

1 cucharadita de sal

1/4 de cucharadita de pimienta

1 huevo batido

1/4 de kilo de queso Emmental

Mantequilla

Pele las papas y rebanelas. En una cacerola grande con suficiente agua para cubrirlas, deje que se cuezan a fuego lento durante 8 minutos. Mezcle la crema, la nuez, la sal, la pimienta y el huevo batido. Engrace con mantequilla un platón para hornear. Escurra las papas y sin dejar que se enfrien coloque una capa en el recipiente, viértales encima parte de la mezcla de crema y repita la operacion hasta que se acaben las papas. Cubra la preparacion con el queso rebanado finamente. Metalo al horno a 300/F (150/C) durante 1 hora o hasta que las papas esten cocidas y el queso derretido y dorado.