Mi vida es como un lago

Mi vida es como un lago taciturno.

Si una nube lejana me saluda,

si hay un ave que canta, si una muda

y recóndita brisa

inmola el desaliento de las rosas,

si hay un rubor de sangre en la imprecisa

hora crepuscular,

yo me conturbo y tiendo mi sonrisa.

¡Mi vida es como un lago taciturno!

Yo he sabido formar, gota por gota

mi fondo azul de ver el universo.

Cada nuevo rumor me dio su nota,

cada matiz diverso

me dio su ritmo y me enseñó su verso.

Mi vida es como un lago taciturno...

Salvador Novo


Tus ojos son un arcano

que imposible es descifrar

y tu boca un carmín sano

imposible de besar.

Tus manos... pero ¡qué manos!,

un alabastro parecen.

Cuida de que los humanos

esas tus manos no besen.

y tu cuerpo...gentileza

celestial de bella aurora.

¡Ay del que una belleza

como tú, como yo adora!

Tus pies... en fin, toda eres

dechado de perfección,

Reinas entre las mujeres,

reinas en mi corazón.

12 de julio de 1916

Salvador Novo