La debilidad muscular y la mala postura ponen en peligro la columna, llevándonos a dolor y problemas de nervios. Ejercitar la espalda es la clave para mantenerla fuerte; también es importante la buena alimentación con suficiente calcio, evitar el sobrepeso y estar concientes de cómo se mueve nuestro cuerpo. Muchas veces el dolor crónico de la espalda se debe a malos movimientos que hacemos todos los días, como cargar a los pequeños o levantar la mochila. Antes de un día pesado de trabajo hága ejercicios de calentamiento y cargue con los músculos de las piernas, no con la espalda.

Corrija su postura para evitar zonas débiles en la columna, más propensas a lesión. La postura perfecta se encontrará cuando todos los los músculos estén relajados, sosteniendo la espalda simétricamente.

Los siguientes ejercicios le ayudarán a fortalezer su columna, hágalos regularmente. Entre y salga de cada posición lentamente, manteniendo cada una al menos 15 segundos. Inténte relajar su cuerpo durante los ejercicios y que su repiración sea lenta y profunda.