En algún momento de nuestras vidas todos nos hemos sentido tristes, pero la depresión es una sensación constante de falta de ánimo, cansancio, soledad y desmotivacón. Mucha gente padece este problema, ya que lo pueden desencadenar muchos eventos en la vida. La muerte de un ser querido, el cambio drástico de ambiente, la adolescencia, el embarazo, menopausia, el exceso de trabajo, el estress o inclusive un problema antiguo que no se ha resuelto, si no se manejan correctameente pueden llevarnos a la depresión.

No hay que vivir así, a nuestro alcance existen miles de herramientas para cambiarle el color a las cosas. Se necesita el deseo y un cambio de actitud. Combate la soledad buscando y creando amistades sinceras, dedícate a aprender algo que siempre habías querido, como manualidades, mecánica, escritura o algún deporte.

En ocasiones, la mala alimentación es un factor importante en la depresión; dedícate el tiempo necesario para alimentarte bien, o la comida rápida y alimentos chatarra le robarán energía a tu cuerpo. Para conciliar el sueño toma un té de nogal (walnut) o lechuga. Tanto el jasmín como la bergamota, la melisa, la rosa, el geranio y el romero contienen esencias antiestresantes. Con la planta seca se puede hacer té o el aceite de las mismas se puede colocar en aromatizadores, baños o directamente sobre la piel, especialmente sobre la nuca.

Lo más importante para combatir la depresión es valorarnos como personas, reflexionar sobre nuestros sentimientos y convencernos de que todos tenemos el derecho a estar contentos.