Adrián B. Graber, amigo de los Hispanos

Nació en Harrisburg, Pennsylvania, hijo de Judy y Dany Graber. Su esposa Angie. M. Barret y su primogénito Brenden, hacen la mayor parte de su felicidad.

Su gusto e interés por el idioma Castellano, así como por las costumbres hispanas lo hacen especialmente útil en una empresa de prestigio en el ramo naviero, en la cual se desempeña desde hace cuatro años.

Con gran entusiasmo sirve como interprete y traduce a los no bilingües con paciencia y respeto a ambos idiomas, Ingles y Español. Adrián es digno de elogio por su interés en la mútua aceptación y unión de las culturas.

“Desde niño me interesó hablar un segundo idioma y fue hasta high school cuando me incliné por el español”, comenta. “Me atrae su cultura y espero poder visitar algunos países, sus playas, sus pirámides y sus lugares históricos. En esta área existen muchos Hispanos y eso facilita mi objetivo de aprender cada día más. Todavía tenemos la barrera de los idiomas, pero con trabajo de los dos lados podemos mejorar el entendimiento entre las diferentes culturas”.

Termina nuestro diálogo con estas palabras: “Dios me ha dado una oportunidad y debo aprovecharla al máximo”.

 

APAN, HIDALGO

Primera parte

Apan, “Lugar sobre el agua” según las raíces del Nahuatl, “a” de “atl”, que quiere decir agua y “pan”, que indica lugar en o sobre. Su fundación data de la época Tolteca, posterior a la destrucción de Tollan en 1224 D.C.

Tras la legendaria derrota de Cortez, conocida como “la noche triste”, en 1520, empieza el mestizaje en la región. De un lado, los conquistadores y del otro, razas puras como los Otomíes, los Mexicas y Tenochcas.

Hoy día Apan es municipio y cabecera de distrito, integrado por 14 comunidades y 15 rancherías, con una población aproximada de 75 mil habitantes. La ciudad está rodeada por las exhaciendas de: Espejel, Chimalpa, San Juan Ixmtilmaco, San Francisco de Ocotepec, San Diego Tlalayote, San Antonio Tocha y San Antonio Zotoluca.

En el centro del pueblo se encuentran el exconvento y el templo de “La Asunción de María y del Sagrado Corazón de Jesús” construidos en los siglos XVI y XVII por Franciscanos, ambos joyas del barroco, tallados por indígenas artesanos mexicanos.

Cuenta con un acueducto subterráneo de 27 kilómetros, el más antiguo en Latinoamérica, construido en 1545, y que se encuentra todavía en servicio.

La fama de Apan se debe principalmente a la producción del pulque de alta calidad y por ser la cuna de la Charrería, junto con Epazoyncan, Pachuca y Guadalajara. Sus artesanías consisten en artículos hechos de nopal deshidratado v de palma.

Su gastronomía es nutritiva y exquisita, con los mixiotes, barbacoa, escamoles, chinicuiles y gusanos de maguey.

Ubicada a 96 kilómetros al norte de la ciudad de México y a 64 kilómetros al sur de la ciudad de Pachuca, capital del estado, Apan se levanta a 2493 metros sobre el nivel del mar y está comunicada por varias vías con los estados de Puebla, Tlaxcala y Veracruz.

Estimado Apanense y amigo, tu periódico El Puente, en su décimo aniversario, desea contribuir al conocimiento de tu hermoso lugar de origen. Espera la segunda parte.

Adrian B. Graber y su familia.

 

Una hermosa vista de la ciudad de Apan, adornada en el fondo por un extendido cerro.