México del Norte

Jorge Mújica • mexicodelnorte@yahoo.com.mx

Rumbo a la Reelección

El presidente George W. Bush busca la reelección. Si alguien quiere saber sus méritos, siga leyendo.

Bush perdió una elección como congresista, produjo una película mala y compró una compañía de petróleo en Texas que vendió y quebró a los dos meses. Compró el equipo de beisbol Texas Rangers y vendió a Sammy Sosa con los Medias Blancas.

Como gobernador de Texas cambió las leyes sobre la contaminación ambiental. Hoy Texas es el estado más contaminado de Estados Unidos. Recortó los impuestos y el gobierno se fue a la quiebra, así que pidió préstamos y dejó al estado completamente endeudado. Rompió el récord de ejecuciones de todos los gobernadores en toda la historia.

Perdió la elección para presidente por más de medio millón de votos, pero los amigos de su padre le dieron la silla grande.

Como presidente, contra la voluntad de las Naciones Unidas y el resto del mundo, ha atacado e invadido dos países; se gastó todo el presupuesto, así que rompió el récord de deuda pública de toda la historia y el récord más grande de bancarrotas en 12 meses, acompañados del récord de pérdidas en la bolsa de valores.

Es el primer presidente con un expediente criminal por manejar borracho. En su primer año de gobierno, rompió el récord de más vacaciones de un presidente. Después de eso vino el ataque a las torres gemelas. Convirtió la compasión mundial por Estados Unidos en odio contra el país, el 71 por ciento de los europeos lo considera la mayor amenaza contra la paz mundial.

Tiene el récord de viajes para reunir fondos de campaña. En sus primeros dos años de mandato dos millones de trabajadores perdieron el empleo y recortó los beneficios a los desempleados y a los veteranos de guerra. Designó como funcionarios de gobierno a gente con antecedentes delictuosos y cambió las leyes para que el gobierno pueda darle contratos a gente con expedientes criminales. Tiene también el record de menos conferencias de prensa desde que se inventó la televisión.

Presidió el mayor escándalo de corrupción en la industria de la energía y no hizo nada.

Durante su mandato la ONU ha removido a Estados Unidos de la Comisión de Derechos Humanos y de la Junta de Vigilancia Electoral, por rehusarse a que los inspectores de Naciones Unidas visitaran a sus prisioneros de guerra y supervisaran las elecciones. Ha disuelto más tratados internacionales que cualquier otro presidente e hizo que Estados Unidos se retirara de la Corte Internacional.

Muchas cosas se ignoran aún. Se rehúsa a las pruebas de drogas y no habla al respecto. Sus archivos como gobernador de Texas están sellados y ocultos al público. Lo mismo todas sus operaciones bancarias y comerciales. Las minutas de sus reuniones con corporaciones privadas están también selladas, y lo mismo sus conversaciones con el Vicepresidente Dick Chaney, implicado en el escándalos de corrupción en la compañía Enron. Uno de sus mejores amigos y quien más dinero le ha dado para sus campañas electorales es precisamente el ex-director ejecutivo de Enron.

Incluso ha impedido que se hagan investigaciones públicas sobre el 11 de septiembre, el mayor fallo de seguridad en la historia de Estados Unidos.

Su gabinete tiene más millonarios que todos los gabinetes juntos en los últimos cien años. Por ejemplo su asesora Condoleeza Rice tiene un barco petrolero que se llama como ella.

Tiene el récord mundial de ser la persona contra la que más se ha protestado en el mundo entero simultáneamente: 15 millones de personas salieron a la calle en un solo día para repudiarlo.

A todo esto, ¿dónde está Osama Bin Laden? ¿Y dónde está el responsable de los ataques con antrax después del 11 de septiembre? ¿Y dónde está Saddam Hussein?